Inicio Mascotas ¿Y por qué debo esterilizar a mi mascota?

¿Y por qué debo esterilizar a mi mascota?

por Planeta Mascota

La esterilización es un procedimiento muy bueno tanto para las mascotas como para sus dueños. Si posees una, no deseas tener cachorros en casa, no deseas las molestas complicaciones por conductas sexuales, lo mejor es esterilizar a tu perr@ o a tu gat@.
¡No te arrepentirás!
 

La esterilización (en el caso de las hembras) y la castración (en el caso de los machos) son procedimientos quirúrgicos que se llevan a cabo para impedir que los perros puedan reproducirse. Normalmente esto significa extirpar los ovarios y el útero o los testículos, según el caso. Existen otras alternativas (como la vasectomía en el caso de los machos), pero son mucho menos habituales. Estos procedimientos se realizan siempre bajo anestesia general y requieren un breve periodo de recuperación posterior, durante el cual los perros necesitan algunos cuidados especiales. La esterilización también puede tener algunos efectos secundarios, que te describimos más abajo.

Las hembras

Si tienes alfombras blancas, muebles de colores claros y una cama inmaculada, los descensos vaginales de las perras en celo duran en promedio 09 días y en algunas perras hasta 30 días, por lo que tu casa puede mancharse con gotitas de sangre por aquí y allá.

Los machos 

Los perros machos que no están esterilizados buscan pelea sin razón con otros machos, y es que la testosterona puede hacer que tu perro schnauzer  pretenda “intimidar” a un pastor alemán o a un mastín napolitano con resultados terribles y una cuenta altísimas en el veterinario.

Los perros que olfatean una perrita en celo automáticamente dejan de comer por días y escapan de casa a la primera oportunidad para nunca más regresar.

 

Cuestión de gat@s

Definitivamente, no podrás vivir jamás con un gato o una gata sin esterilizar. En mi experiencia, los gatos no esterilizados no logran sobrepasar los dos años en un hogar. Sus dueños muchas veces los abandonan en la calle o los traen a la veterinaria con la típica frase: “¡Cástralo o lo mato!”.

Los gatos no castrados se vuelven muy agresivos, orinan todas las esquinas de la casa, desgarran muebles, alfombras, escapan de casa, se pelean con gatos y gatas contrayendo enfermedades incurables.

Las gatas al entrar en celo gritan y se revuelcan durante las noches afectando el buen sueño de los habitantes de la casa y los vecinos.

Un gato castrado vive casi 20 años, un gato no esterilizado solo 5 años.

Si ya lo decidiste, ¡Qué esperas lleva a tu mascota al veterinario y esterilízala, ya!

Artículos Relacionados

Deja un comentario