Toallitas húmedas para tu mascota (parte 2)

¿Sabías que a algunas mascotas no les gusta el baño?

Pues para determinadas situaciones existen las toallitas húmedas diseñadas especialmente para mascotas.
¿Cómo usar las toallas húmedas para la limpieza de tus mascotas?

Las toallas húmedas están especialmente indicadas para asear, desodorizar y abrillantar el pelaje del animal de manera cómoda y fácil, aunque cabe recordar que, si bien ayudan en la limpieza, no reemplazan el baño.

Su aplicación es muy sencilla. Básicamente se emplean de la misma forma que las que nosotros usamos: frota la zona hasta que quede limpia. Eso sí, recuerda tener más delicadeza con el área de los ojos, las orejas, la boca o entre los dedos de las patas.

 

Generalmente, vienen en envases plastificados con una pegatina para cerrar. Por lo que hay que ser cuidadosos y cerrar bien el empaque para que no se sequen ni pierdan su efectividad.

Las toallas húmedas comerciales se venden en el mercado en diferentes tamaños, para diferentes áreas del cuerpo y con distintos aromas. También existen las manoplas impregnadas con una solución limpiadora aromatizada, las que dependiendo de la mascota puede resultar una mejor opción. En el caso de que no dispongas de unas toallitas y solo quieras limpiar algo muy puntual, puedes humedecer una toalla y limpiar con ella a tu mascota.

Si necesitas limpiar a tu mascota tras una intervención quirúrgica, elige una toalla que no deje pelusas porque podría infectarse la herida de tu engreído.

Recordemos que de acuerdo al tipo de piel y la gravedad del problema, lo mejor es siempre acudir al médico veterinario para recibir información exacta. Lo que hemos aprendido en estas líneas es que el baño no es la única opción de higiene con nuestra mascota. Las toallitas húmedas pueden ser muy útiles si se sabe cómo y cuándo utilizarlas.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales