Displasia de cadera en perro

La displasia de cadera es una dolorosa y triste enfermedad en perros grandes o mayores.

La displasia de cadera es una dolencia en la que la cabeza del fémur y el acetábulo (parte de la cadera en donde encaja la cabeza del fémur), se está destruyendo progresivamente, provocando dolor, inestabilidad y postración. Es degenerativa y el proceso es rápido si no se toma medidas.

Huesos algo más que dolore

Causas
  • Tiene patrones hereditarios, pero no es congénito, hay razas predispuestas generalmente las grandes como Labrador, Pastor Alemán, Mastines, San Bernardo y Siberianos.
  • Exceso de trabajo en la articulación
  • Subir escaleras en exceso
  • Ejercicios extremos
  • El sobrepeso
  • Alimentación inadecuada en las etapas tempranas de crecimientos.
Diagnóstico
  • La radiografía clásica es el método más práctico para al diagnóstico y control de la enfermedad.
  • El diagnóstico también se puede dar por lo síntomas:
  • Rechazo al ejercicio, cojera, dificultad para levantarse, tambaleo, dolor en la cadera, Atrofia muscular, sonidos al moverlos; un veterinario puede sospechar y pedir pruebas complementarias para confirmar o descartar la patología.
Tratamiento
  • Existen numerosos tratamientos, el más radical consiste en sacar la cabeza del fémur y que se forme una falsa articulación. Funciona bien en animales jóvenes, pero requiere de mucho tiempo para recuperarse.
  • Otro es la implantación de una prótesis en el fémur, es la ideal pero el inconveniente es el costo.
  • Analgésicos y antinflamatorios dan alivio momentáneo y con el tiempo se necesita mayores dosis.
  • Descansos en cama blanda, poco ejercicio y buena alimentación.
  • La fisioterapia, hidroterapia, y los masajes ayudan en el tratamiento, pero no lo cura.
Prevención
  • Como esta enfermedad tiene carácter hereditario, lo ideal es que antes de cruzar un perro de raza grande o predispuesta se haga una radiografía de cadera para no perpetuar la enfermedad, esto es fácil, pero por la informalidad que hay en nuestro país no se realiza.
  • En razas predispuestas se debe hacer una radiografía de control al primer año de edad y después cuando el veterinario lo sugiere.
  • Evitar los ejercicios extremos, largos o intensos.
  • Evitar el sobrepeso y tener una alimentación saludable.
  • Evitar subir las escaleras en exceso, ya que son los enemigos de las articulaciones de las mascotas.

Dolor en huesos y articulaciones

Hagamos que nuestras mascotas, anciana, tengan su viejez con calidad de vida, un chequeo de rutina, seguro la ayudará a prever peores enfermedades.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales