Problema serio de piel en tu mascota.

La sarna. Siempre confundida con otras enfermedades, es en realidad un parásito microscópico que produce perforaciones en la piel.

En todos los consultorios veterinarios llegan comúnmente mascotas con problemas de piel, los dueños manifiestan que es por sarna, pero muchas veces no lo es, y otros dueños manifiestan que vienen por problemas de alergia, pero en realidad es por sarna.

La sarna es un parásito microscópico que produce perforaciones en la piel, ocasionando infecciones e inflamación de la piel, esto a su vez produce escozor, zonas sin pelo y mal olor en nuestras mascotas.

Existen varios tipos de sarna, pero las más comunes son:

  • Sarna Sarcóptica: Muy contagiosa, incluso a los seres humanos. Es muy común en animales que viven en la calle. Produce mucho escozor. Las lesiones empiezan en los codos y bordes de la oreja, avanzando rápidamente a todo el cuerpo ocasionando mucho malestar en las mascotas.
  • Sarna demodéctica o sarna roja: No es contagiosa ni a seres humanos ni a otras mascotas, usualmente está en pequeñas cantidades en todos los perros, pero luego pueden invadir todo el cuerpo por una baja de defensas o predisposición genética en razas como: Bulldog inglés o francés, Bull terrier, Dálmatas, Beagle y otras de pelo corto o cruces de estos.
Diagnóstico:

Es muy común que esta enfermedad sea confundida con alergias o infecciones bacterianas en la piel, por eso, para un diagnóstico exacto, se deben hacer análisis de piel como: raspados y tomar muestras de pelo para ser observadas al microscopio por un veterinario. Si existiera dudas se debe repetir los análisis.

Tratamiento:

Se realiza dependiendo del tipo de sarna y del estado en que se encuentra el animal.

Antes el tratamiento estaba limitado a ivermectina y baños medicados, ahora existen varios productos en tabletas que curan de manera eficaz y segura.

No hay que olvidar tratar el efecto secundario que se produce en la piel, o sea las infecciones e inflamaciones, esto debe hacerse con antibacterianos, baños medicados, y humectantes de piel, todo esto debe ser recetado por un médico veterinario.

Es importante recordar que los tratamientos son largos, hay que seguirlos estrictamente para que se sanen completamente y evitar infecciones recurrentes.

Prevención:
  • Revisar uno mismo al animal, y ante cualquier duda llevarlo al veterinario.
  • No dejar que nuestras mascotas vivan en la calle o salgan solas.
  • Mantenerlos bien aseados.
  • El lugar donde viven debe mantenerse limpio.
  • Alimentación balanceada para fortalecer el sistema inmune.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales