¿Un perro tiene “soroche”?

Podría ser curioso, o raro, pero si, también nuestras mascotas pueden sufrir de mal de altura.

Los perros que viven a grandes altitudes están acostumbrados a estas y pueden ser capaces de superar el soroche, también conocido como mal de altura.

Pero ¿Qué pasa con aquellas mascotas que por motivos de trabajo de sus dueños deben viajar en avión o vivir repentinamente en la sierra a miles de metros de altura?

Aquí te decimos los síntomas que pueden presentar y cómo tratarlos.

Cuando uno viaja a la serranía, a más de 3000 m.s.n.m., la respiración y otras funciones corporales se vuelven más difíciles a gran altura. Dolor de cabeza, zumbidos, náuseas, mareos incluso desmayos son típicos del mal de altura y nuestras mascotas también presentan casi, casi los mismos síntomas.

El mal de altura es una enfermedad no infecciosa que se presenta en algunos animales que viajan o habitan a grandes altitudes. La susceptibilidad principalmente varía de acuerdo a la especie, raza, edad y lugar de residencia.

A saber, el soroche puede ocasionar edema pulmonar o cerebral, incluso la muerte. Por lo tanto, no hay que tomarlo a la ligera, sino seguir las indicaciones de un especialista.

 ¿Por qué unos lo padecen y otros no?
No se conocen exactamente las razones, pero puede ser debido a la concentración de oxígeno o la presión de aire que es diferente en alturas elevadas. El mal de altura se puede presentar al subir una montaña, pero algunos perros pueden presentarlo durante los viajes en avión.

Síntomas del mal de altura en los perros.
Si tu perro se deshidrata y es incapaz de respirar normalmente, sabrás que tienen los síntomas del mal de altura cuando:

  • Jadea.
  • Babea excesivamente.
  • Esta mareado.
  • Vomita.
  • Tiene las encías pálidas.
  • Sangra por la nariz y la retina (en casos extremos).
  • Tiene el pulso acelerado.
  • Presenta tos seca.
  • Se le hinchan la cara y los pies.
  • Colapsa repentinamente.
  • Tiene fiebre.
  • No coordina.
  • Tiene letargo.
  • Las neumonías y diarreas, solo aparecen por complicación de infecciones bacterianas o virales.

Los síntomas pueden variar y pueden ser menos graves, dependiendo de la sensibilidad del perro. Por lo tanto, ten en cuenta lo siguiente:

  • Que haya cumplido 45 a 60 días de nacido, dependiendo de la raza.
  • Evita vacunarlo 24 o 48 horas antes del viaje.
  • No lo bañes.
  • Evita el cambio de comida antes del viaje.
  • No viajes si tiene algún signo de enfermedad.
  • Llévalo a un especialista para determinar si tiene falla cardiaca congénita o no.

¿Qué hacer en estos casos?

  • Las máscaras de oxígeno pueden reducir el mal de altura y pueden utilizarse solo como tratamiento de emergencia. Por lo tanto, lleva al perro a un lugar de menor altitud inmediatamente.
  • Si por alguna razón debes ir a vivir a la sierra, por ejemplo, y vas a llevar a tu perro, consulta con el médico veterinario porque podría causarle un edema pulmonar o edema cerebral y consecuentemente la muerte.
Recuerden siempre que cualquier medicamento deberá ser prescrito por un médico veterinario.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Ediciones digitales