¿Mi perro sufre de gastroenteritis?

Cualquier perro es susceptible a sufrir gastroenteritis. Como también cachorros y perros de edad avanzada.
La inflamación en el tracto gastrointestinal en el perro es relativamente frecuente y es muy importante aprender a reconocer los síntomas que presenta la gastroenteritis para actuar rápidamente.

El motivo más frecuente de consultas.

Las gastroenteritis son infecciones digestivas, se dice así porque la palabra gastro se refiere a problemas en el estómago, y la palabra enteritis se refiere a alteraciones en el intestino.

Los síntomas se pueden presentar juntos, lo que es más grave, o a veces el malestar puede venir solo del estómago o únicamente del intestino.

Causas:

Son varias, hay causas moderadas y graves, las más comunes son:

  • Infecciones bacterianas
  • Infecciones virales
  • Úlceras estomacales
  • Gastritis
  • Irritaciones
  • Alimentos en mal estado o aguas contaminadas
  • Parasitosis
  • Diarreas alimentarias.
  • Por comer pasto, o cualquier material no digestible
  • Secundarias a enfermedades renales o hepáticas
  • Oncológicas en el sistema digestivo

Síntomas:

  • Vómitos
  • Diarreas
  • Gases
  • Abdomen hinchado
  • Dolor abdominal
  • Heces con sangre
  • Pérdida de apetito
  • Dolor
  • Deshidratación
  • Mucosas secas
  • Decaimiento

Diagnóstico:

Es esencial para un correcto tratamiento, se necesita un buen diagnóstico por un veterinario, muchas veces es necesario análisis e imágenes como, radiografías o ecografías, ya que los animales no hablan, es de suma importancia la información que proporciona el propietario, a veces el dueño por vergüenza no dice lo que exactamente pasó, dificultando el diagnóstico.

Tratamiento

Este depende de los síntomas, hay los que no contienen medicina como: Ayunos, dietas, suero oral.

Y los medicado, con antibióticos, sueros a la vena, antiácidos, antieméticos (para los vómitos) antiparasitarios, protectores de mucosa gástrica y aditivos con flora bacteriana.

Prevención:

  • Desparasitarlos frecuentemente
  • Vacunarlos
  • Consumir alimentos frescos.
  • Limpiar diariamente sus platos.
  • Evitar que coman algo en la calle.
  • Ser cuidadosos con lo que se nos cae al piso porque inmediatamente se lo comerán.
  • Darles alimentos de buena calidad.
  • Llevarlos periódicamente a consultas.
Recuerda siempre, que nunca debes administrarle antibiótico o cualquier tipo de medicación a tu perro. Consulta antes a tu veterinario, evitaras de poner en riesgo su vida con una dosis equivocada o un fármaco no apto.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales