Mi perro huele mal

A mi perro lo cepillo, lo cuido, lo baño, pero hay un mal olor constante, sea en el cuerpo o en la boca ¿qué puedo hacer?

Por M.V. Mercedes Medina Espinoza
CMVP 7972
Veterinaria ECOPET

A muchos de nosotros nos debe haber ocurrido que dedicamos tiempo y dinero en la limpieza de nuestro perro pero a los pocos días ya se empieza sentir de nuevo malos olores.

¿A qué se debe esto?

Simple, son problemas en la piel. Una piel sana no huele mal.

Y estos problemas dérmicos se deben principalmente a problemas infecciosos como bacterias, hongos, levaduras y ácaros; así como alergias alimentarias, por picadura de pulgas, de contacto, atopias (por predisposición a tener alergias), entre otros.
Las pieles inflamadas a causa de la alergia son las más propensas a sufrir problemas infecciosos porque la barrera de protección de la piel se adelgaza.

Por lo tanto, si tu mascota presenta algún tipo de alergia es importante identificar el factor que le produce la alergia para a su vez evitar seguir exponiéndolo al factor; si esto no fuera posible hay que recurrir a un tratamiento hecho por un especialista y evitar cualquier otro factor que empeore la alergia.

Recomendación:

El agua es vida, debemos estar pendientes de la correcta hidratación de nuestras mascotas, una piel hidratada es una piel saludable y será difícil que se infecte. En cambio, una piel reseca provoca prurito (comezón), inflamación, está más expuesta a las infecciones y su barrera de protección es más débil.

Un ejemplo de mucha utilidad

Si tu mascota tiene alergia alimentaria, su piel es más sensible a las picaduras de pulgas y champús genéricos. Considera lo siguiente:

  1. Primero, debes aplicarle una protección antipulgas perenne, sobre todo en los meses de verano, cuando aumenta la temperatura y la proliferación de pulgas, garrapatas y ácaros.
    Con respecto a los antipulgas es muy importante usarlos adecuadamente. No todos se pueden usar el mismo día del baño. Algunos deben aplicarse 5 días después para garantizar su efectividad.
    Hay antipulgas de uso mensual o trimestral. Por si fuera poco, muchos cumplen también la función garrapaticida y acaricida. Solicite el consejo de su médico veterinario de confianza, respecto a las bondades del producto.
  2. En cuanto al champú hipoalergénico, mucho cuidado. Debemos prestar atención a las indicaciones y componentes del mismo. En el mercado, muchas marcas se ofrecen como tales pero se ha verificado que realmente no lo son.

La función principal de este producto es minimizar el riesgo de alergia evitando algún tipo de irritación, humectando la piel y evitando la pérdida de humedad de esta, gracias al mayor contenido de emolientes y aceites que un champú normal no tiene.

El verano, los problemas de la piel y cómo evitarlos

Con la entrada del verano, los problemas dérmicos aumentan, pero es posible prevenirlos con una adecuada profilaxis. Por ejemplo con:

  • El uso de antipulgas.
  • El cepillado del pelaje.
  • El aseo periódico de la mascota y su entorno, es decir, correas, ropa, camas y ambiente.
Problemas de mal aliento

Las mascotas también pueden tener halitosis debido a problemas sistémicos. En suma, debido a la acumulación de placa y sarro, que está lleno de bacterias. La remoción de esta placa y sarro dentario no debería ser solo por fines estéticos, sino para prevenir otras enfermedades que van a mermar la salud de nuestro engreído.

Finalmente, recuerden que la automedicación es muy peligrosa por eso siempre recomendamos consultar con los especialistas, con su médico veterinario ya que no todo lo que leemos en Internet, o los que nos comentan, es verdad, incluso podrías lastimar a tu mascota.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales