La infecciones urinarias en las mascotas

Al igual que las personas, los perros y los gatos pueden padecer de problemas urinarios. Este tipo de infección puede afectar a cualquiera de las estructuras que forman el tracto urinario y debe ser tratado con rapidez para evitar problemas mayores en el futuro.

Las infecciones del tracto urinario son las más frecuentes, después de las infecciones cutáneas.
La infección de orina en perros o cistitis es una inflamación de las vías urinarias (vejiga y uréter), principalmente por causas infecciosas de origen bacteriano.

Si no se tratan a tiempo ocasionan daños irreversibles.

Son enfermedades que pueden afectar a una o varias partes del sistema urinario, como riñones, uréteres, vejiga y uretra, es muy común en cualquier etapa de la vida y en cualquier raza de perros y gatos.

Síntomas
Son iguales de incómodas y peligrosas a las infecciones humanas, dificultad para orinar, escozor, orina concentrada, sangre, orinar muchas veces. En algunos casos no hay síntomas evidentes y hay que diagnosticarlo con pruebas, cuando está muy avanzado presentan vómitos, inapetencia y decaimiento.

Causas
Son muchas, pero las principales son bacterianas, levaduras.
También hay las que son secundarias a cálculos o neoplasias, estos irritan los órganos y después en esas lesiones colonizan bacterias.

Diagnóstico
Siempre debe hacerse análisis de orina, cultivos e imágenes como rayos x y ecografías, son vitales para detectar el organismo o causa base como cálculos o neoplasias que causa esta patología o una causa de base que está causando lesiones que luego se infectan.
En los análisis de sangre se pueden detectar el grado de daño ocasionado al riñón, pudiendo llegar a insuficiencia renal, lo cual es la etapa final.

Tratamiento
Es de acuerdo a la causa y siempre debe hacerse un cultivo para detectar la bacteria y para saber si es sensible o resistente al antibiótico que usaremos y así lograr un mejor éxito.
Si la causa de base es cálculos se debe tratar estos con cirugía o si son pequeños con alimento formulados, para destruir estos y no se vuelvan a formar.
Si ya se produjo daño renal severo, el tratamiento es de por vida y con mal pronóstico.

Prevención
– Observar cualquier síntoma que hemos mencionado antes.
– Observar la coloración de la orina
– Observar si orina con facilidad
– Hacer chequeos y análisis de sangre y orina
– Beber abundante agua y una comida balanceada
– Vivir en lugares limpios

Para prevenir eficazmente las infecciones urinarias en perros y gatos es importante permitirle orinar con frecuencia y que siempre tenga a disposición agua limpia y fresca para beber. Esto ayuda a eliminar bacterias de la uretra.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email











Ediciones digitales