Hablemos de asepsia “Cirugía limpia”

En todo procedimiento quirúrgico se deben poner en marcha una serie de protocolos que tienen como base la asepsia o técnica aséptica para garantizar una cirugía “limpia” y evitar complicaciones posteriores.

Por M.V. José Luis Panta Vera
CMVP 7691
Veterinaria Dr. Paws

La lucha contra la infección es una de las tareas más antiguas del cirujano.
En la actualidad, el cirujano sigue enfrentándose día tras día a la infección. A pesar de disponer de potentes antibióticos, los cirujanos siguen operando y tratando la infección quirúrgica dondequiera que se encuentre.
Una infección posquirúrgica puede tener muchos origines atribuidas por ejemplo al propio paciente, al manejo de la intervención como también en el mismo ambiente adonde se opera. No cabe duda de que en todos los casos la prevención es lo más importante.

Por Asepsia se entiende la destrucción de todos los gérmenes en cualquier objeto que vaya a entrar en contacto con el campo quirúrgico. A la asepsia llegamos mediante la esterilización, que puede hacerse mediante:

  • Vapor de agua (autoclave)
  • Aire caliente (horno de Pasteur)
  • Ebullición
  • Fuego directo (flameado)
  • Irradiación (UVA)
  • Sustancia química (óxido de etileno)

El quirófano. Es un ambiente estéril destinado para cualquier cirugía. Este debe tener un lavadero, mobiliario de acero quirúrgico (mesa de cirugía) o aluminio (estantes). Además de las máquinas de monitoreo y asistencia de oxígeno medicinal; materiales estériles como camisolines y campos (tela o descartables esterilizados por autoclave), guantes quirúrgicos, instrumental quirúrgico esterilizado, hilos quirúrgicos, entre otros.


El personal médico.

Los cirujanos, el anestesista, el enfermero cumplen cada uno su labor con el fin de evitar la contaminación del campo quirúrgico.
La preparación del paciente.

Es fundamental para garantizar una cirugía aséptica. La tricotomía o corte de pelo se debe realizar con máquina y cuchilla fina y nunca rasurar porque esto contribuye con la contaminación (bacterias de la piel y algunas alojadas en glándulas sebáceas). Este corte de pelo debe abarcar como mínimo 20 cm alrededor de la zona a intervenir quirúrgicamente.
Por lo tanto, la estética pasa a un segundo plano en cualquier cirugía.
Los lavados preoperatorios con sustancia antiséptica se realizan por unos 15 minutos, tiempo necesario para una acción efectiva.
Finalmente, los antibióticos deben colocarse antes de iniciar cualquier cirugía para evitar la contaminación de la herida quirúrgica.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales