Hablamos de mascotas con sobrepeso

Sobrepeso en las mascotas, es un problema da tener mucho cuidado.


Desafortunadamente, como es el caso de los humanos, en los últimos años incluso las mascotas han visto un aumento considerable de enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.
A lo que nos referimos incorrectamente como «bienestar» a menudo nos lleva a alimentar a nuestras mascotas con cantidades excesivas de comida o en recompensarlos con golosinas a nuestro antojo, que no se adaptan a su verdadero bienestar físico.

Demasiadas calorías y alimentos a voluntad

La principal causa del sobrepeso en nuestras mascotas es casi siempre la excesiva cantidad de calorías que consumen. Con demasiada frecuencia, las calorías no se calibran en función del consumo real del que puede disponer un perro o un gato que vive en la casa.

También es da considerar la esterilización para agravar la ingesta de calorías. Aunque sin duda lo hacemos por las razones correctas, al esterilizar a nuestras mascotas alteramos su equilibrio físico y las «predisponemos» a acumular más peso.

Si además le sumamos la baja actividad física que muchos de nosotros podemos garantizarle al perro o al gato, ¡el daño está hecho y los problemas de peso están asegurados!

¿Mi mascota tiene sobrepeso u obesidad?

Determinar si es sobrepeso «simple» o si es obesidad real no es fácil, y aquí solo un veterinario puede determinarlo con certeza.

De hecho, una mascota puede parecernos gorda, pero su tamaño podría estar compuesto por masa muscular. Al contrario, nos puede parecer en forma espléndida, pero en realidad puede ser un exceso de tejido adiposo.

En general, sin embargo, un animal que supera su peso ideal en un 10-20% puede considerarse con sobrepeso, mientras que si lo supera en más de un 20% lo se debe considerar como obeso.

En cualquier caso, tanto el sobrepeso como la obesidad, aunque obviamente en diferentes grados, afectan negativamente al funcionamiento saludable del organismo.

Por ello, entender si tu mascota está con uno de este problema, lo más importante es actuar y buscar siempre la opinión del veterinario.

Estas patologías se denominan enfermedades del bienestar porque lamentablemente muchas veces están ligadas a lo que nosotros consideramos “nuestras comodidades”.

El sobrepeso en sí mismo, desafortunadamente, no crea problemas reales de inmediato. Sin embargo, se trata de una reacción en cadena que, a la larga, afecta el bienestar total de nuestro amigo de cuatro patas.

Cuando nuestra mascota está definitivamente fuera de forma, sin duda lo primero que hay que hacer es reconsiderar su dieta y estilo de vida.

Después de un control veterinario absolutamente obligatorio, es necesario cambiar su dieta para que nuestra mascota recupere gradualmente la forma física adecuada.

Paso a seguir absolutamente importante restaurar la actividad física adecuada. Si tenemos perro tendremos que llevarlo al parque e ir a dar largos paseos tanto como sea posible. Si es un felino, tendremos que buscar la forma de estimularlo en el juego, «perturbando» un poco sus largos sueños.

¡SIEMPRE PREVENCIÓN ES MEJOR QUE CURAR!

Este proverbio nunca ha sido tan acertado, y la nutrición realmente juega un papel fundamental en ello.

Por ello, elegir el alimento más adecuado para él desde temprana edad y luego cambiarlo siguiendo su crecimiento natural, desarrollo y cambios de estilo de vida, nos garantizará mantenerlo siempre sano y en forma.

Si de inmediato encontramos el equilibrio adecuado entre nutrición y actividad física, nuestra mascota evitará encontrar molestos kilos de más y problemas de salud con el pasar de los años.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales