El oído, cuidado y protección para el baño

Cuidado y protección del oído en la mascota al momento de darles un baño en casa.

 

 

 

 

 

 

 

Renzo Zegarra Loayza.

Especialista Groomer en Radical Grooming

Renzoa1702@gmail.com

 

 

Hacer que el oído de tu mascota no corra peligro en el momento del baño. Para muchas personas bañar a su mascota puede convertirse en una experiencia bastante agradable ya que ayuda a mejorar la relación con nuestros engreídos de casa.

Sin embargo, es muy importante tener algunos cuidados con ellos ya que, podríamos ocasionarles alguna clase de problema si es que no hacemos el baño de una manera adecuada. 

Uno de los cuidados más importantes que un groomer debe tener en cuenta a la hora de realizar un baño de mantenimiento a las mascotas, ya sea canino o felino, es la protección de los orificios de las orejas para evitar el ingreso del agua, el cual es uno de los problemas más comunes cuando no se les protege de la manera correcta, lo que finalmente conlleva, ya sea a corto o a largo plazo, a generar una infección en el oído conocido como otitis.

Este riesgo que sufren los oídos de nuestras mascotas ha generado que los groomers tengan un sinfín de técnicas para protegerlos de la manera más adecuada.

Tu perro sufre de otitis externa

El algodón en las orejas

Lo primero, que es ya una ley en los servicios de grooming, es colocar un algodón de acuerdo a la cavidad de la oreja del perro o gato al que se le va bañar sin colocarlo tan al fondo. Para evitar que pueda salir fácilmente. Es muy importante que una vez colocado el algodón este sea reforzado con otro encima.

Evitar filtraciones de agua

Luego de colocar adecuadamente los algodones en las orejas, el siguiente paso es mojar el cuerpo de la mascota y al último la cabeza, pero ojo que es fundamental que con nuestras manos y utilizando los dedos presionemos las orejas tapando el orificio de los oídos para evitar filtraciones de agua cuando le demos un chorro de agua en la cabeza. Del mismo modo, se recomienda que sea algo rápido y poca agua, y con estos dos pasos ya tenemos asegurada una buena protección.

Una última recomendación es que, si realizamos bien el primer paso y el segundo no, lo que vamos a hacer es que, a la hora de mojar la cabeza de la mascota, el agua chorree por las orejas llegando hasta el algodón (primera protección) el cual absorberá el exceso de agua, y si presionamos por casualidad la oreja con un algodón cargado de agua, esta automáticamente se filtrará dentro del oído de nuestra mascota.

Con estos dos consejos simple y básico, nos aseguramos de cuidar el oído de nuestra mascota de forma práctica y segura.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales