El embarazo en una gata

El embarazo será siempre una etapa fascinante. Por eso, en esta ocasión vamos a aprender sobre lo que ocurre cuando una gata está embarazada.

Las gatas son hembras poliéstricas estacionales, es decir, ovulan y entran varias veces al año en celo inducidas por la presencia del macho.
Por lo general, la gestación felina dura unos 60 a 67 días (nueve semanas), aunque puede acortarse o alargarse unos días.

Una gata está gestando cuando…
Si tu gata no está esterilizada lamentablemente va a escaparse a la busca de un macho y es muy posible que resulte preñada. Como indicamos líneas más arriba, la presencia del macho desencadenará en tu gata una reacción que le permitirá ovular y quedar fecundada.

Por lo general, en las primeras semanas de gestación no notarás signos físicos que te hagan pensar que tu gata va a tener gatitos. Entonces, lo más sensato será llevarla a consulta con el médico veterinario.

Tres semanas después, estos son los síntomas:
• Uno de los signos más prematuros son los pezones sensibles y más rosados de lo normal.
• Su vientre comenzará a ensancharse poco a poco.
• Poco a poco irá aumentando su apetito e irá ganando peso.
• Se mostrará más mimosa, te reclamará más atención y ronroneará más a menudo.

A medida que se va acercando el final de la gestación, la gata buscará un lugar escondido para traer a sus gatitos al mundo.

Una gata está próxima a dar a luz cuando…

  1. Durante las dos últimas semanas de gestación la futura madre debe estar tranquila y relajada. Deberá disponer de un espacio en el que pueda descansar lejos del ajetreo de la casa, especialmente si hay niños en ella.
  2. Te aconsejamos que le prepares un nido, un espacio discreto, no tan a la vista y sin corriente de aire directa donde podrá limpiar, alimentar y mantener calientitas a sus crías. Puede ser una caja de cartón alta y amplia para evitar la huida de algún gatito.
  3. En el instante mismo de nacer, los gatitos deben mantenerse calentitos y mamar correctamente.
  4. Rellena la caja con papel de periódico, mantas y toallas limpias para hacerla confortable.
  5. Recurrir a una bolsa térmica que puedas calentar en el microondas es una idea útil para mantener estable la temperatura del ambiente donde van a permanecer los recién nacidos.

Una gata está lista para parir cuando…
Antes de empezar con los detalles, mantén siempre informado al médico veterinario porque es importante estar preparados ante alguna complicación inesperada.
A saber, hay varias conductas que delatan la proximidad del parto. Estas son:
• Tu gata dejará repentinamente de comer, estará agitada y buscará un lugar apartado (probablemente distinto al nido que le preparaste).
• Si maúlla sin cesar y se lame compulsivamente, el parto estará a punto de comenzar. Su vientre se contraerá y expulsará abundante secreción vaginal.
• En su mayoría los partos de gatos no necesitan de intervención. Pero de haber complicaciones es recomendable estar atentos para actuar rápidamente y de ser el caso acudir al veterinario.

Una gata tiene complicaciones en el parto cuando
Presta atención a las siguientes situaciones:
• Por más que la gata puja y puja, los gatitos no ven la luz, pueden estar atrapados en el canal pélvico o naciendo al revés, es decir con las patas traseras por delante.
• Si nacen muy rápido, sin el acostumbrado margen de 30 a 45 minutos entre cría y cría, tu gata no está rompiendo los sacos amnióticos. ¡Hazlo tú para evitar que el gatito se ahogue! Rompe el saco con la ayuda de una toalla y limpia su boca y su nariz. Sécalo a contrapelo y masajéalo para calentarlo y déjalo que respire a profundidad.
• En estas circunstancias o ante la duda, acude inmediatamente al veterinario porque tal vez tu gata necesita que le practiquen una cesárea de urgencia.
• Después de nacer, los gatitos no pueden permanecer más de una hora sin mamar. Si la mamá gata no los alimenta, consulta con el veterinario.

La importancia de la alimentación y la vacunación en la gestación

Acerca de la alimentación. A partir de la cuarta semana de embarazo, los expertos aconsejan incrementar, en un 15 % por semana, el aporte proteico y calórico para que el proceso de gestación se complete de la mejor manera posible.
Debemos esforzarnos para que nuestra mascota disfrute de una dieta de calidad durante toda su vida y más durante el embarazo.

En cuanto a las vacunas, lo ideal es que la gata esté al día con sus vacunas antes de salir embarazada. Una gata sana podrá transmitir los anticuerpos a sus cachorros durante la lactancia con los beneficios que ello conlleva. Asimismo, se le deben administrar solo medicamentos indicados para hembras gestantes. Y si por alguna razón, tu gata necesita algún tratamiento, el veterinario escogerá cuidadosamente los fármacos indicados para gatas gestantes.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email











Ediciones digitales