¡Avispas pa’ que lo piquen!

Al ritmo de una popular canción de Juan Luis Guerra, en efecto, las avispas son insectos que pican y pican fuerte.

Las avispas acostumbran revolotear por la comida y el agua, y en consecuencia, suelen picar especialmente a los perros curiosos que se atreven a olfatearlas o intentan atraparlas.

Por ello, las picaduras más frecuentes son en las partes del cuerpo sin pelo, tales como las piernas, la cara, en especial las zonas de la nariz y la boca. Las picaduras pueden pasar desapercibidas, pero en algunos casos son muy serias, por ello es importante reconocer algunos síntomas para ayudar a nuestra mascota en el momento de la picadura.  

Estos son los síntomas más comunes:

  • Inflamación del área de punción.
  • Dolor en la zona.
  • Enrojecimiento de la zona afectada.
  • Prurito.
  • Las picaduras en la cara pueden causar una hinchazón significativa.
  • Una picadura dentro de la boca, debido a la hinchazón causada, puede provocar graves problemas respiratorios.
  • Choque anafiláctico, si el perro es picado repetidamente o es alérgico a las avispas.

Reacción alérgica

Por lo general, una picadura de avispa solo causa síntomas locales en la mascota; sin embargo, si un animal es picado repetidamente o es alérgico pueden experimentar el llamado shock anafiláctico. Una reacción alérgica inmediata y severa a las toxinas inoculadas y que requiere la rápida intervención de un veterinario.

Otros síntomas que también deben preocuparnos y que indican hipersensibilidad al veneno, y que en consecuencia requieren atención médica veterinaria inmediata son:

  • Nerviosismo
  • Hipersalivación.
  • Vómito.
  • Diarrea
  • Dificultad para respirar.
  • Debilidad generalizada.
  • Convulsiones
Nuestra reacción inmediata

Si tenemos la oportunidad de observar el momento de la picadura es importante estar seguros de qué insecto la causó porque podría tratarse también de abejas, mosquitos, arañas o garrapatas.

Y es que en estos casos, identificar al autor de la picadura es relevante porque ayuda al veterinario a diagnosticar, tratar y atender de manera más eficaz a la mascota.

Una picadura de avispa puede ser dolorosa, y salvo contadas excepciones solo provocará molestias locales que podrán aliviarse en casa sin mayores consecuencias.

Las mordeduras en la cara y en la boca también deben ser evaluadas por el veterinario porque del grado de hinchazón que provocan y las molestias que pueden derivar de ella puede ser necesario administrar algunos medicamentos que, por supuesto, deberán ser prescritos por el especialista.

Remedios caseros para la picadura de avispa

Tengamos en cuenta que solo los perros que han tenido una reacción local leve pueden tratarse en casa. En estos casos, podemos aplicar directamente hielo –cubitos de hielo cubiertos con un paño o toalla, nunca directamente sobre la piel–, en la picadura, después de lavarlo con agua y jabón suave.

Si el perro está muy alterado y el tratamiento con hielo no parece ser suficiente, acudamos lo más pronto al veterinario, el profesional que podrá determinar el fármaco más adecuado para su caso específico.

*Este artículo es del tipo informativo. PLANETA MASCOTA no prescribe ningún tratamiento veterinario ni realiza ningún tipo de diagnóstico.

Si tu mascota sufre una picadura de insecto, llévalo al médico veterinario lo más pronto posible.

La pronta atención profesional puede incluso salvar su vida.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales