Inicio NoticiasEntrevistas Sandra Plevisani y su dulce secreto: Aurelio

Sandra Plevisani y su dulce secreto: Aurelio

por Planeta Mascota

Mi amor por las mascotas viene desde que soy niña, siempre hemos tenido mascotas en la casa, somos 5 hermanos, así que a todos nos gustaban los perros. Fue así que primero tuvimos boxers y luego pastores alemanes, una raza muy popular por aquellos años.

Cuando recién me casé, Ugo y yo tuvimos a un pastor alemán al que llamamos Perrini que lamentablemente falleció con una enfermedad de los riñones. Lo quisimos mucho.

Luego llegaría Mayonesa, un hermoso golden retriever al que se lo robaron mientras lo paseábamos por el Parque Domodosola, en Miraflores, lo soltamos a jugar, y por increíble que parezca se lo treparon en un carro con una perrita en celo como señuelo. Ni se imaginan lo mucho que sufrieron mis hijas.

Actualmente, tenemos a Aurelio, un adorable toy poodle que ya se ha perdido 2 veces, y al que y gracias a la bondad de la gente hemos encontrado. Es lo máximo, todos lo adoramos.

Cuando se me perdió, no concebía la idea de vivir sin él, así que decidí buscarlo por todas partes. Y así fue como después de 1 mes lo encontré, gracias a amigos de la radio y TV que me ayudaron a buscarlo.

Aurelio me quiere mucho, cuando estoy con él, solo quiere estar conmigo. Me sigue a dónde vaya, eEstoy convencida de que él siente que soy su mamá.

Como podrán imaginar debido a mi trabajo viajo constantemente, pero nunca he llevado a Aurelio conmigo porque creo que sacarlo de su entorno es muy complicado. La verdad es que trato de estar más con él, pero cuando necesito ayuda allí están Ugo y mis hijas.

A Aurelio le gusta mucho el queso, pero come su comida especial porque tiene el estómago delicado. Nunca he tenido mascotas hembras, siempre machos.

Personalmente, creo que si tienen mascotas deben ocuparse de ellas, sáquenlas a pasear por lo menos 4 veces al día. Y mi recomendación es cuando hagan sus necesidades, por favor, recojan todo, y dejen limpias las calles.

ENTREVISTA PUBLICADA EN EL NUM. 12 (2012)

Artículos Relacionados

Deja un comentario