Osvaldo Cattone, amando la vida con pasión

En nuestro país, Osvaldo Cattone es un nombre que evoca, sin lugar a dudas, una vida dedicada íntegramente al teatro, su gran pasión. Lo que muchos quizás no conozcan es su inmenso amor por los animales y la vida misma. Lo que enseguida develamos en esta entrevista para Planeta Mascota.

 

¿Cómo se define Osvaldo Cattone?

Me describo como una buena persona, incapaz de hacer daño conscientemente, aunque a veces uno hace tonterías sin querer.
Adoro a los animales, a todos sin excepción. Tengo la fortuna de vivir en el campo, y aunque no lo crean, cuando aparece una araña la recojo con un papel y la llevo de vuelta hasta el jardín. No podría matarla.

¿Te sentiste siempre atraído por la naturaleza y los animales?
Como la musicalidad, es un don con el que uno nace.

De pequeño, para ser exactos a los dos años, mis padres me regalaron mi primera mascota, Bobby, un bello pomerania. Y así cada vez que una mascota cumplía su ciclo de vida, aparecía, como por arte de magia, una nueva.
No recuerdo un momento de mi vida sin gatos ni perros.

Actualmente, ¿cuántas mascotas viven contigo?

Tengo tres perras, dos gatas, una gallina, un loro, un canario y dos tortugas, y todos tienen nombres de personas. Además, a un lado del jardín están enterradas 10 de las mascotas que me acompañaron en algún momento de mi vida.

De seguro tienes un sinnúmero de anécdotas que contar

Quiero compartir ésta en especial porque quiero que los lectores de Planeta Mascota comprendan la importancia de pasear siempre a su mascota con correa.

Caminaba por la playa con mi rottweiler, Romo, un perro buenísimo, hermoso, educado, cuando de repente se acercó haciéndole fiesta un salchicha que paseaba con su dueña que leía debajo de una sombrilla.

Mi perro lo miró y, sin más de un tarascón lo mató. La dueña de la impresión se desmayó. Yo no sabía qué hacer porque nunca mi perro había hecho algo así. Fue una reacción instintiva. Seguramente pensó que el perro venía a atacarme. Al día siguiente le compré otro salchicha a la pobre mujer. Desde ese momento, no me canso de señalar la importancia de pasear a nuestros perros con su correa. Por buenos que sean, los animales pueden tener una reacción inesperada…

¿Y has tenido la oportunidad de dirigir a alguna mascota sobre las tablas?

Sí, en dos ocasiones. La primera a una dálmata que se portó como una reina en todas las funciones de Mi Adorado Embustero, y que incluso salía a saludar al final de cada función. La segunda ocasión fue en Annie, donde una perra chusca fue la delicia de todos, tenía dueño, sueldo y contrato. No tienen idea de todo lo que me costó separarme de ella al final de la temporada.

Sin duda para Osvaldo Cattone los animales son parte importante de su vida. En sus palabras -“Me fascina jugar, darles de comer, pasar tiempo con ellos. Ahora tengo una chihuahua, se llama Sophia, que duerme abrazada a mí. A veces me acalambro, pero ni así me muevo con tal de no molestarla. Y cuando viajo, llamo todos los días para saber cómo están. Por suerte, toda la gente que trabaja a mi alrededor adora a los animales. Creo que si les traigo a un dinosaurio estarían felices”-.

-“Si pudiera reencarnarme en un animal y tener la suerte de caer en una casa donde me quieran como yo los quiero, definitivamente sería un gato persa, son mágicos. Finalmente, quiero insistir en que jamás debemos llevar de paseo a nuestras mascotas sueltas. Usen siempre una correa para seguridad de todos. Amen a sus mascotas, amen la vida”-.

 

ENTREVISTA PUBLICADA EN EL NUM. 6 (2011)

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Ediciones digitales