Inicio NoticiasEntrevistas Criaturas de amor. Las mascotas de Ivonne y Lucía

Criaturas de amor. Las mascotas de Ivonne y Lucía

por Planeta Mascota

Desde que yo recuerdo las mascotas siempre me fascinaron, y aunque Marcelo es un tanto reacio, mi hija Lucía comparte esta misma pasión conmigo…

Este es el inicio de una deliciosa conversación con nuestra entrañable actriz Ivonne Frayssinet.

-¡Qué vamos hacer con este animal en la casa!-

Ivonne recuerda vívidamente a todas sus mascotas. Allí están Lulú, Dinki y Pier un cachorro poodle que nadie imaginó que crecería tan pero tan grande.

En su casa hay actualmente dos mascotas, una perra llamada Alejandra y un gato de nombre Tomás. A la perrita la heredamos cuando tenía 2 años, vino con nombre propio: Alejandra María del Carmen. Es que era de Juliana Oxenford que nos la trajo por un día y terminó quedándose para siempre. A Tomás en cambio lo tenemos desde chiquito, y también tenemos conejos, todos son de Lucía.

La hija de Ivonne nos cuenta que le gustan muchos los animales, tanto que tiene como un sexto sentido que le dice cuando un animal está en peligro.

Por lo que hubo un momento en que tuvieron hasta 23 conejos. Y cada vez que llega con uno, su mamá le dice: -“Lucia qué vamos hacer con este animal en la casa”-.

Perro, gato y conejos

Sí, casi casi como los animales de Fray Martín, estos son los animales que hacen las delicias de todos en casa. Tomás por ejemplo es el encargado de mantener en raya a los tres conejos, los vigila y cuando ve que van a hacer de las suyas los arrea hasta su jaula.

Pese a su apretada agenda de trabajo, Ivonne nos cuenta: -“Siempre me doy un tiempo para estar con mis mascotas. Tomás por ejemplo es un ser mágico, sí porque aparece de un momento a otro y cuando quiero acariciarlo desaparece, en cambio Alejandra es muy sociable y exquisita, sí  porque sabe lo que le gusta: solo come cordero y pavo.

A Marcelo no le gusta que la perrita esté en el dormitorio ni en la cama, y como se hacía la pila en el comedor, no sé si por resentida o por venganza, decidió ponerle un entrenador. Así fue como un día llegó un tipo grandote que parecía un soldado para ponerla en forma. En efecto, la pobre llega con la lengua afuera, tiene el cuerpo durito y ya está aprendiendo a hacer pipí donde debe.

Lucía si te gustan tanto los animales ¿Cuál es tu sueño?

Sueño con tener una chanchita bebé de color negro que se llamará Karina y también una ardilla a la que bautizaré como Asesina (risas). A lo que Ivonne agrega de inmediato: -“Eso será cuando tengas tu casa en Cieneguilla porque los animales necesitan su espacio y hacer ejercicio. No puedes tener a varias mascotas en un lugar pequeño. Te estresas tú y más ellos. Ya sabes”-. 

Lucía nos cuenta que cuando sacan a pasear a Alejandra es la perra más feliz del mundo. Corre, coquetea con otros perros y cuando la llama la perrita lame su cara en agradecimiento.

Tomás también nos hace muy feliz, un día le dimos de comer un langostino y se pasó dos horas jugando con él hasta que se lo comió (risas). Ivonne agrega: -“Por las noches se mete a mi cuarto y se acurruca en mis manos para hacerse el mismo cariño, luego va hacia mi cuello e igualito jajaja”-.

Este gato es muy inteligente, cuando le compramos por primera vez su arenita parecía que sabía lo que tenía que hacer, no lo podíamos creer, escarbó, se ocupó y con sus patitas la tapó. Pero Alejandra también es muy inteligente, nos dice Lucía porque cuando están viendo la televisión y sale su mamá, la perra reconoce su voz y sale en su busca y se desconcierta al ver que no está. Bueno, no sabemos si la llega a ver por la tele, pero sí reconoce su voz. 

Ivonne ¿Te imaginas trabajar junto a tu mascota en alguna novela?

Yo les dije, todas las personas ricachonas tienen su mascota (risas) a la mamá de Raúl le pusieron una poodle. Y Lucía, entre sonrisas, agrega: ¡Qué pendeivis te regalé una!

Como líder de opinión ¿Qué opinas de las leyes para mascotas?

Agradezco que actualmente existan leyes que las protejan. No porque sea tu mascota tienes derecho de pegarle, maltratarla o amarrarla. Quiero pensar que eso era antes. Hoy, si quieres tener una mascotita, por más pequeña que sea, debes ser responsable y saber que necesitas tiempo para atenderla, así como para darle cariño porque es un miembro más de la familia. Por favor, no maltraten a sus animales y mucho menos los vendan, hay que denunciar la venta ilegal de animales.

 

ENTREVISTA PUBLICADA EN EL NUM. 9 (2012)

Artículos Relacionados

Deja un comentario