Inicio NoticiasEntrevistas Daniela Camaiora, El amor que creció en su corazón.

Daniela Camaiora, El amor que creció en su corazón.

por Planeta Mascota

Daniela se convirtió en uno de los personajes más queridos de la televisión cuando nos deleitó con la energía y el ingenio de Margarita, la amiga, compinche y consejera de Grace, en varias de las temporadas de Al Fondo Hay Sitio. 

En esta entrevista ella comparte su sincera opinión por las mascotas y el compromiso que significa tener una.

Daniela decidió ser actriz muchos años atrás.  – “Siempre me encantó la televisión, el teatro, la actuación, pero mi mamá solo me inscribía en natación, taekwondo, basket, vóley, todos los deportes del Regatas. A los 14 años empecé con un cursito de teatro, cantaba en el coro, que es otra de mis pasiones, pero no encontraba dónde estudiar actuación por aquel entonces. Cantar también es para mí un recurso más para actuar, como para hacer musicales, por ejemplo, de los cuales soy una fanática. Y ahora que se están haciendo más musicales en Lima, prefiero prepararme para eso, es un gran plus.”-

Se puede aprender a amar 

– “Mi familia y yo hemos aprendido a amar a las mascotas, no es que siempre hayamos sido así. Cuando nos mudamos a esta casa decidimos tener dos labradores, tuvimos camadas. Ahora, tenemos tres, Apolo y Era, de 2 años y medio cada uno, y Zeus que ya tiene 13 años, que son parte de la familia. Mi hermano los adora. Y también tenemos una granja, donde mi papá cría caballos y gallinas ponedoras, y allá tenemos cuyes y dos rottweileres, Pisco y Nazca.

Lo cierto es que de pequeña no era muy apegada a los animales. Les tenía mucho miedo a los perros. Cada vez que iba a la casa de una amiga a jugar, lo primero que le decía era encierren el perro, por favor. Sí, les tenía pánico. Mi cariño por ellos fue creciendo mucho después.

Entre Pisco y Nazca

Adoptamos a Nazca, la rottweiler que está en la granja, cuando tenía un mes de nacida. Era muy chiquita y no debieron destetarla tan rápido, por lo que apenas llegó le dio gripe, y era tan frágil que de la pena que sentía le dije a mi mamá: -La voy a subir a mi cuarto-. Y fue así como durmió en mi cama por una semana. A mi mamá le daba asco porque se hacía la pila, pero a mí no me importaba. Como era invierno, la abrigué, la cuidé, le curamos la gripe y creció fuerte. Todo eso nos unió un montón, y bueno después se fue a la granja que es donde ahora vive. Nazca es la perra más engreída junto a Pisco, su esposo. Sin duda, son dos perros engreídos y felices.

Bajo el cielo de San Pedro

La semana pasada, toda la familia, junto con Apolo y Era, nos fuimos a la playa. Vamos a San Pedro, donde no hay nadie, y allí los soltamos para que corran, jueguen con la pelota, para que metan las patas al mar.
Y es que es muy divertido verlos correr cochinos llenos de arena. Esas con las actividades que hacen algunos domingos y compartimos en familia.

Entre otras cosas, lo mejor que puedes hacer por tu mascota es darle libertad, porque los perros adoran correr. O sea que si quieres un perro grande tenlo, pero para ello debes tener un buen espacio o de lo contrario darte el tiempo para sacarla a pasear y correr todos los días.

¿Te gustan los accesorios para mascotas?

No tengo problemas con la gente que viste a su perro, pero en lo personal me parece horrible. No me gusta porque siento que tratan de humanizar a sus mascotas, mientras que a los perros les gusta estar libres sin nada.

Los humanos creemos que es bonito, pero no es natural. A Apolo, que es flaco, hiperactivo, juguetón, un día le compramos un polo, se lo pusimos y al mediodía ya estaba asqueroso. Comprendo que hay razas que en invierno necesitan abrigo, como los chihuahuas que sufren mucho con el frío, pero a un perro de chacra, de campo, vestirlo es ir en contra de la naturaleza propia de su piel. Uno cree que en invierno se mueren de frio, pero no. La naturaleza es sabia.

Zeus: El viejito dios del amor

Zeus tiene 13 años, es labrador, es una criatura maravillosa, qué más puedo decir, es el perro más cariñoso del mundo, pero lamentablemente está lleno de tumores y heridas.

Al respecto, hemos consultado mil veces a diferentes veterinarios, pero en su mayoría, ellos coinciden en decirnos: es normal. Claro, no es bonito verlo así, pero es bueno que sepan que los labradores generan tumores. Estos crecen, se les caen, los pierden.  Zeus ha pasado por distintas pruebas y sus tumores son benignos. A diferencia de mucha gente, nosotros seríamos incapaces de sacrificarlo. Esto no tiene sentido, los tumores y heridas son parte de la vida de un labrador y uno acepta a un miembro de su familia con lo que venga. Además, Zeus es un perro feliz.

¡Lo queremos un montón!!

Años atrás, cuando Zeus podía te daba la pata, pero si no le hacías caso, podía pasarse dos horas dándote la pata. Ahora que está mayor, solo hay que tenerle paciencia, darle su pastilla para el dolor, sus medicinas porque es lo mínimo que podemos hacer por todo el amor que nos ha dado en todos estos años.

Por ejemplo, como sabemos que ya no puede hacer mucho esfuerzo, a la hora de ir al parque nos organizamos. Lo cargamos entre dos porque pesa una tonelada, lo subimos al carro, junto a Apolo y Era, y al llegar lo bajamos para que empiece a correr en el parque, sino no la hace.

Si ves a tu perro sufrir, chocarse contra las paredes porque ya no ve, que no come porque no tienen dientes, entonces eso es como dejarlo morir y tampoco se trata de eso. En mi opinión, hay que saber tomar la decisión correcta en el momento correcto. Yo creo que una mascota es un compromiso de vida. Hay gente que tiene un perro “mal criado”, malcriado por ellos y al menos problema lo regalan o se deshacen de él porque ya no es un cachorrito bonito.

Si tienes una mascota debes también asumir las responsabilidades que conlleva. Vas a tenerla por 10 o 12 años de tu vida, y tendrás que darle su comida, sacarla a pasear, bañarla, vacunarla. Un perro es para siempre…

 

ENTREVISTA PUBLICADA EN EL NUM. 21 (2014)

Artículos Relacionados

Deja un comentario