Efecto acuario en la enfermedad de Alzheimer

Se ha demostrado que observar en un acuario, peces de colores nadando alrededor mejora el estado de ánimo y los hábitos de sueño de los pacientes con Alzheimer.

Se ha demostrado que observar peces de colores nadando alrededor mejora el estado de ánimo y los hábitos de sueño de los pacientes con Alzheimer. Además, los sonidos relajantes del agua corriente que producen los acuarios pueden crear un ambiente tranquilo para cualquier persona con esta enfermedad. Por estas razones, han aparecido acuarios personalizados en muchas las residencias de ancianos para tratar de mejorar la calidad de vida de los pacientes con Alzheimer.

Varios estudios muestran evidencia de los efectos positivos de la ‘terapia de acuario’, especialmente con pacientes que sufren de Alzheimer.
Una extensa investigación a lo largo de los años ha descubierto asociaciones entre tener peces como mascotas en acuarios y niveles reducidos de estrés y ansiedad. Se ha creado el término ‘terapia de acuario’, para esta conexión, la que lleva a obtener un impacto positivo en las personas con ciertas afecciones mentales/emocionales, así como trastornos del desarrollo como el autismo. Con tantas conexiones con personas de todas las edades que experimentan los beneficios positivos de las peceras, es impresionante descubrir que también existen conexiones entre los acuarios y enfermedades neurológicas como el Alzheimer.

Un acuario para la enfermedad de Alzheimer

Un ejemplo clásico es el estudio realizado por investigadores de la Universidad de Purdue

(informe de Purdue News de agosto de 1999 en ingles)

Se descubrió que colocar peceras en hogares de ancianos permitió a obtener un vínculo para ayudar a reducir el comportamiento disruptivo e incluso mejorar los hábitos alimenticios de quienes padecen de Alzheimer.
Durante 16 semanas, se observaron 62 personas y los resultados revelaron un aumento general del 21 % en la ingesta de alimentos y la atención hasta 30 minutos, lo que puede considerarse bastante largo para ciertos pacientes diagnosticados con esta enfermedad. Entonces, ¿por qué los investigadores creen que las peceras están teniendo tal efecto? Los colores brillantes y el movimiento de los peces, además del zumbido rítmico del acuario, brindan a los pacientes una estimulación sensorial que tal vez no hayan recibido antes. También se teoriza que estar cerca del agua lleva a la mente de las personas a estar en un estado más tranquilo, casi meditativo.

Los acuarios pueden ser muy divertidos para personas de todas las edades. Pasar un momento a mirar los peces de colores brillantes como la decoración que se alinea en el fondo del tanque, también puede ayudar a muchas personas.

Según las estadísticas publicadas por la Sociedad de Alzheimer, hay aproximadamente 850 000 pacientes diagnosticados con demencia en el Reino Unido y se estima que las cifras aumentarán drásticamente en los próximos 20 años o más.
Alzheimer es el nombre que se le da a un conjunto de síntomas que incluye dificultad para pensar, recordar, resolver problemas e incluso hablar. Ocurre cuando enfermedades como el Alzheimer dañan áreas del cerebro. Las personas experimentarán la demencia de manera diferente dependiendo de qué parte de su cerebro se vea afectada. No existe cura para esta enfermedad, pero sí para los afectados; es valioso conocer las medidas que pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas negativos que acompañan al diagnóstico.

En el futuro, esperamos ver más investigaciones que respalden este hallazgo sobre los efectos positivos de las peceras en pacientes con demencia.

Muchos son los beneficios que puede aportar un acuario, para muchas gente, como por ejemplo:

Reduce la presión arterial. Ver a los peces nadar en un acuario puede reducir significativamente la presión arterial de las personas mayores. No es de extrañar que los consultorios médicos a menudo tengan acuarios en sus salas de espera.

Ayuda a los ancianos con la enfermedad de Alzheimer. Los estudios han demostrado que los ancianos con la enfermedad de Alzheimer en realidad han mostrado una mayor mejora. Al colocar un acuario en el comedor, los ancianos con esta enfermedad pudieron comer más y necesitar menos suplementos. Estos adultos mayores también mostraron comportamientos menos agresivos físicamente.

Alivia el estrés. Los acuarios tienen un efecto calmante que ayudará a aliviar el estrés en la vida del anciano. Tiene un efecto sereno y pacífico en aquellos que tienen la oportunidad de verlo.

Prolonga la vida. Los ancianos que han tenido un ataque al corazón pueden agregar años a su vida con un acuario. Según Holistic-Online.com, las personas que han tenido un ataque al corazón vivirán más tiempo si tienen una mascota debido al efecto que tiene sobre su estado de ánimo y su salud. Dado que las peceras pueden ayudar a reducir la presión arterial, también pueden prolongar la vida del anciano debido a su efecto calmante y tranquilo.

Aumenta la actitud positiva. Los peces de colores brillantes también pueden mejorar la actitud de su ser querido anciano. Se sabe que solo verlos nadar en la pecera pone una sonrisa en los rostros de los adultos mayores, lo que da como resultado una perspectiva más optimista.

Devuelve a los mayores a su infancia. Para muchos, tienen algún recuerdo entrañable de la infancia relacionado con una pecera. Ya sea que hayan tenido uno cuando eran niños o recuerden haber visto acuarios en el consultorio de su médico o dentista, los acuarios pueden tener un impacto poderoso en la memoria de su ser querido. Puede darles la oportunidad de recordar cosas en las que no han pensado en años.

Poseer o ver un acuario puede tener un tremendo impacto en la salud del anciano. Considere estos beneficios cuando trate de encontrar la mascota perfecta para su ser querido.



Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email




Ediciones digitales