Bienestar animal: Holanda y Francia un paso adelante a todos

Cuando también los gobiernos creen en el bienestar animal. Mientras en Francia se busca eliminar los collares coercitivos mediante un proyecto de ley, en Holanda se ha prohibido la posesión de animales de compañía con características externas perjudiciales para su salud y bienestar.

Los gobiernos holandés y francés, están trabajando para mejorar el bienestar animal con diferentes leyes y a través de dos prohibiciones distintas, están tomando medidas legislativas a favor de los animales de compañía.

Un avance en comparación con otros países, no solo europeos.

De hecho, los Países Bajos son el primer país en el mundo en prohibir la posesión de animales de compañía con características externas perjudiciales para su salud y bienestar.

En Francia, por su parte, un proyecto de ley busca prohibir el uso y la venta de collares de estrangulamiento o de entrenamiento coercitivo, que causan sufrimiento físico y psicológico en los perros.

Características físicas de raza y bienestar de las mascotas

El Gobierno holandés ha adoptado una clara posición a favor del bienestar animal al proponer una ley que prohíbe la posesión de perros y gatos con características físicas perjudiciales para el animal. La prohibición fue anunciada por el ministro de Agricultura, Naturaleza y Calidad Alimentaria, Piet Adema.

De esta manera, los Países Bajos se convierten en el primer país en el mundo en prohibir no solo la posesión de animales domésticos con características perjudiciales para su salud, sino también el uso de imágenes de estos animales para publicidad y promoción en redes sociales. Esta prohibición se aplicará a los gatos con orejas dobladas (Scottish Fold) y a los perros y gatos con hocico plano (Carlino o Pug, Bulldog Francés, gato Persa).

El anuncio del Gobierno de los Países Bajos ha sido muy bien recibido por la organización holandesa Animal&Law, que lleva años luchando contra la cría deliberada basada en características externas perjudiciales. Para esta campaña, la Asociación ha trabajado en estrecha colaboración con otras organizaciones como la Real Sociedad Holandesa de Medicina Veterinaria (KNMvD) y la Sociedad Holandesa para la Protección de los Animales (Dierenbescherming).

Hocico aplanado y orejas dobladas

Existen evidencias científicas claras de que muchas mascotas sufren crónicamente debido a las características físicas específicas por las cuales han sido criadas deliberadamente.

Los veterinarios y las organizaciones de bienestar animal llevan años advirtiendo a los propietarios sobre los problemas de salud que afectan a las mascotas con esta morfología.

El hocico aplanado y la constitución robusta de razas como el Carlino y el Bulldog Francés son la causa de una serie de graves trastornos respiratorios y dermatológicos. Esta malformaciones es conocidas con el nombre de Braquicefalia, de aquí se le llaman perros braquicéfalos a los que tienen esta particular malformación genética.

También las orejas dobladas típicas del gato Scottish Fold, causadas por un trastorno genético del cartílago, son fuente de dolores y enfermedades articulares.

Los collares de estrangulamiento

La Asamblea Nacional de Francia ha votado casi por unanimidad para prohibir los llamados collares coercitivos de entrenamiento o de estrangulamiento.

La ley adoptada con 111 votos en contra de cinco tiene como objetivo prohibir la venta y el uso, tanto en perros como en gatos, de cualquier dispositivo de descarga eléctrica, de estrangulamiento sin bloqueo o cuyas puntas estén dirigidas hacia el cuerpo del animal.

En este caso también hay varios estudios sobre el uso de estos collares, que causan sufrimiento físico y psicológico en el animal, además de efectos contraproducentes en términos de educación.

Estos collares, de hecho, causan dolor y pueden provocar graves daños al animal, como quemaduras, perforación de la piel, compresión de la tráquea, aumento de la presión intracraneal, aumento de la presión intraocular que puede llevar a la ceguera, artrosis degenerativa, inestabilidad cervical, parálisis del nervio laríngeo, además de malestar psicológico (estrés, estado fóbico y ansioso, automutilación, etc.).

Además, no se debe pasar por alto el hecho de que su uso aumenta el riesgo de agresividad hacia los humanos y el entorno, lo que significa un aumento de los mordiscos.

Esta ley también es el resultado de una colaboración con la Fundación Brigitte-Bardot (FBB), que en septiembre de 2022 lanzó una campaña contra el uso de estos collares después del anuncio del grupo Agrobiothers de dejar de comercializarlos.

El líder del mercado francés en accesorios e higiene para mascotas consideró que era su responsabilidad no poner en manos del público en general dispositivos que se vuelven aún más peligrosos debido a la falta de conocimiento sobre su funcionamiento y efectos.

Las penas previstas para quienes utilicen collares de estrangulamiento en sus perros

La ley francesa contempla que el uso del collar coercitivo sea sancionado con una multa administrativa de 750 euros para personas físicas, aumentando a 3.750 euros en caso de reincidencia o cuando el delito sea cometido por una persona jurídica o en el ámbito de una actividad profesional de adiestramiento.

Se prevé una excepción para los servicios militares que utilizan perros y para las operaciones de captura de animales peligrosos y callejeros.

Además, también se prohíbe la venta, cesión onerosa o gratuita y publicidad de estos collares, con una sanción administrativa de 3.000 euros para personas físicas y 15.000 euros para personas jurídicas.

Si la prohibición de estos collares es aprobada por el Senado, Francia se unirá a la lista de países que ya han legislado en esta dirección, como Suiza, Países Bajos, Dinamarca, Austria y Suecia.

Fuente: FECAVA (Federación de Asociaciones Veterinarias de Animales de Compañía de Europa)”

Comparte esta publicación