Adopta una gallina y llévala a tu casa

Para muchos podría ser una locura, algo irreal, pero también la gallina puede ser adoptada, y de verdad, pueden ser de mucha compañía.


Allá, en las antípodas geográficas, en Australia, se está desarrollando un curioso fenómeno socio ecológico: la adopción de gallina maltratada. La idea es sencilla: rescatar gallinas de granjas de explotación y llevarlas a casa para cuidarlas como quien cuida de un perro o un gato. 

En nuestros tiempos, el consumo de pollo es tal que muchos de estos animalitos nacen, crecen de pie, literal, porque no hay espacio donde moverse, hasta alcanzar el peso correcto para ser sacrificados para la industria alimentaria, y por ende, jamás tuvieron la oportunidad de siquiera picar el suelo, correr sobre el pasto, comer gusanos ni nada de lo que hace una gallina o un pollo criado en granja.

Mi mascota ¡Una gallina!

Los promotores de esta cruzada son The Battery Hen Adoption Project* quienes aseguran que las gallinas rescatadas se adaptan rápidamente a su nueva vida doméstica y, gracias al cariño dispensado por la familia adoptiva, pueden disfrutar una vida feliz, lejos de los horrores y tensiones de la convivencia en pequeñísimas jaulas, en galpones o criaderos inhumanos, donde enormes farolas de luz no se apagan jamás con la intención de estimular aceleradamente su crecimiento. Una crueldad.

A cambio, estos animales nos ofrecen huevos de corral saludables producidos sin causar sufrimiento y se comportan como inmejorables recicladores de la basura orgánica doméstica.

* http://www.homesforhens.net/index.html 

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales