Una mascota educada en ciudad (1)

Con cada vez menos casas y más edificios, la mascota debe adaptarse al mundo de los humanos y sus reglas de convivencia.

Ya no solo basta con que nuestra mascota, sepan las reglas de casa, sino que con la ayuda de sus humanos responsables deben conocer las reglas para vivir en sociedad, una que por cierto es cada vez más amigable porque podemos disfrutar de más lugares pet friendly, adonde ir con ellas. Así que aquí les dejamos en esta primera parte, unas sugerencias para que todos disfrutemos de una convivencia pacífica y de respeto mutuo junto a las mascotas.

En el edificio o el condominio 
  • Algo fundamental es evitar esos ladridos constantes que pueden incomodar a los vecinos. Tal vez sacarla a pasear varias veces al día puede ayudar a liberar su energía, sentirse relajada y no molestar con sus ladridos a horas incómodas. Y es que un perro estable que ha construido una relación sana con su familia comprende que estar solo en casa es un momento de descanso en espera del regreso de sus humanos, con quienes sabe que tendrá la oportunidad de recibir afecto, su alimento y cariño.
  • Si tu perro orina o defeca en las áreas comunes o en el área de juego de los niños, límpialas de inmediato con agua, detergente y desinfectante. La limpieza es fundamental para no tener problemas con los vecinos.
  • Si necesitas la ayuda de un entrenador profesional para corregir alguna conducta o de un paseador entrenado porque sabes que no dispones de tiempo para pasearla, contrata sus servicios. Tu perro, tus vecinos y tú mismo estarán contentos.

La etiqueta: mi perro en sociedad (1)

En la ciudad
  • Si tienes la fortuna de tener a tu mascota desde cachorro, acostúmbrala gradualmente a los ruidos y situaciones propias de la ciudad, tales como bocinazos, alarmas, motores de autos, los skaters, scooters y bicicletas que suelen pasar a toda velocidad a su lado para que no se ponga nerviosa en sus paseos. Y si adoptaste a tu mascota más grande, haz lo mismo con mucha paciencia.
  • Acostúmbrala a estar en contacto con otros cachorros y perros más grandes para que no les ladre sin control ni tengas que estar haciéndola callar o estar jalando de su correa en todo momento.
  • Si paseas con tu mascota, hazlo con una correa segura para evitar cualquier situación de riesgo como morder a un niño a otro perro o corretear a un gato. La seguridad de tu mascota y la de los demás es tu responsabilidad.
  • Respeta y cumple las ordenanzas municipales del distrito donde vives.
  • Y por supuesto, lleva siempre bolsas para recoger de inmediato las heces de tu mascota.

En el próximo articulo le contaremos sobre, parque, transporte y lugares pet friendly

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales