¿Quieres tener una mascota?

¡Piénsalo! Una mascota en casa no siempre son momentos de ternura y amor incondicional. También otros de responsabilidad y mucha paciencia. 


Por M.V. Sandra Miluska Serna Villanueva  

CMVP 7533  

PetClub Centro Veterinario 

Un perro, un gato, un conejo o un pececito, entre otros, son algunas de las mascotas en las que solemos pensar, cuando queremos tener una mascota en casa.

Sin embargo, antes de adoptar o comprar una, lo primero que deberíamos hacer es sentarnos a pensar en que una mascota no es un mueble ni un artilugio tecnológico.

Es una criatura que por muchos años va a necesitar de nuestros cuidados y compañía para vivir.

La vida cambia para ti y para los animales a quienes decides darles un hogar.

Si decides adoptar, algunos animales traen conductas difíciles debido a su pasado, pero nada que no se pueda arreglar con paciencia y educación.

En mi opinión, tener una mascota no es algo que se deba tomar a la ligera, antes de llevar a casa a un ser que solo sabrá darnos su amor incondicional, tengamos en cuenta tres factores:

  1. Tiempo. Nuestras vidas son muy agitadas hoy en día, y una mascota merece tiempo de calidad. Tiempo para jugar, alimentarla, llevarla a sus chequeos médicos y compartir momentos de cariño.
  2. Espacio. Debemos reconocer que compartirá los espacios de nuestra casa . No podemos tener una mascota y encerrarla en un espacio reducido o en un patio sin ningún contacto físico.
    La mascota no viene a invadir ni quitarnos espacio, ella viene a compartir un hogar.
  3. Economía. Si tenemos asignado un presupuesto para vivienda, alimento y vestimenta, entre otros, cuando decidimos adoptar o comprar una mascota, debemos pensar que una parte de dicho presupuesto deberá cubrir sus necesidades primordiales como son alimentación, salud, accesorios, aseo y entretenimiento.

Son bebés, cachorros, un niño y su perro.

Con niños en casa es muy importante considerar su edad porque los pequeños deben comprender que las mascotas no son juguetes, no son accesorios para ser usados un año, en especial cuando son encantadores cachorros y que luego se desechan.

El niño debe tener una edad mental apropiada para entender que su mascota es ser vivo que necesita de cuidados, respeto y que junto a su familia son responsables de su salud y bienestar.    

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales