Una mascota potente, armoniosa, sólida y activa

El valiente e impresionante Bullmastiff.

El Bullmastiff, una mascota potente, armoniosa, sólida y activa.


Los orígenes del bullmastiff se remontan a la Inglaterra de fines del siglo XIX, según se cree procede del cruce entre el mastín inglés y el bulldog.

En aquella época había muchos cazadores furtivos que no solo amenazaban la fauna de los bosques británicos, sino también las vidas de los guardabosques. Como los bullmastiff mantenían en el suelo a los cazadores furtivos hasta que los guardabosques los apresaban, quedaron con la fama de que muerden solo si es absolutamente necesario, aunque esto no es totalmente cierto. Se les conocía como «el guardián nocturno del coto», incluso muchos eran enviados a atacar con el bozal puesto porque no estaban entrenados para herir o morder, sino para derrotar o inmovilizar el objetivo.

Con el tiempo, el bullmastiff ganó popularidad y pasó a convertirse en un perro muy apreciado en las casas de campo por sus cualidades como guardián y protector.

Un gran compañero 

Los bullmastiffs son dulces y cariñosos con su familia, pero con los extraños son la otra cara de la moneda, así que atención y cuidado porque los intrusos saldrán corriendo. Su carácter, por lo general calmado y relajado, los convierte en buenos perros de compañía con los niños; eso sí, siempre bajo supervisión porque, sin querer, por su tamaño tan grande y musculoso podría derribar a un pequeño involuntariamente.

Si ya tienes otras mascotas en casa, deberás estar atento hasta que la relación entre el bullmastiff y ellas se consolide.

No es una raza recomendada para dueños primerizos por su fuerza, su tozudez y su carácter sobreprotector. En estos casos, la socialización y el adiestramiento son básicos para convivir con éxito. Si se expone al perro al mayor número posible de personas, lugares y situaciones nuevas, especialmente cuando es un cachorro, puede mostrarse menos desconfiando con las visitas y las personas que no conoce.

Como otros perros de raza grande, tienen fama de roncadores y de babear mucho, así que no descartes comprar o coser una linda colección de baberos.

Esta noble raza puede vivir tranquilamente en una casa pequeña, siempre y cuando la familia asuma el compromiso de pasearlo durante un buen rato varias veces al día. Y como ocurre con la mayor parte de perros muy grandes, tendremos un gran compañero a nuestro lado por los próximos diez años.

Socializar y adiestrar al bullmastiff desde pequeño es realmente muy importante porque es una raza que por naturaleza desconfía de los extraños. Esa tarea nos ahorrará problemas más adelante.

Los atributos del gigante

Es un perro grande e imponente que a primera vista puede inspirar temor. Su cabeza es ancha y cuadrada, tiene un hocico corto también cuadrado. Sus ojos son medianos y de color oscuro o avellana. Sus orejas son pequeñas, triangulares y dobladas, y más oscuras que el resto del cuerpo.

El cuerpo de este perro es poderoso y simétrico; sin embargo, no es de apariencia pesada. La espalda es corta y recta, y la cola larga, mientras que el lomo es ancho y musculoso, y su pecho ancho y profundo. El pelaje del bullmastiff es corto, duro al tacto, liso y pegado al cuerpo.

A diferencia de otras razas molosoides, se caracteriza por aceptar las órdenes que le impongan todos los miembros de la casa, incluso los más pequeños y no ser «perro de un solo dueño», lo cual facilita su convivencia con la familia.

Su aseo y mantenimiento es sencillo, por tratarse de un perro de pelo corto, con una muda anual en primavera. Unas sesiones de cepillado enérgico a pelo y a contrapelo bastarán para mantener su pelaje limpio y brillante y evitar el olor corporal.

El ejercicio debe estar bien controlado durante la etapa crítica de crecimiento (hasta los 15-16 meses los machos y l10 meses las hembras), porque si hace mucho ejercicio de joven puede tener problemas músculo esqueléticos en la etapa adulta. Por esta misma razón deberá evitarse el sobrepeso en el cachorro.

Al bullmastiff le encanta el ejercicio y los juegos en familia. Un par de horas de ejercicio al día lo mantendrán relajado y contento. Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas. El bullmastiff es propenso a sufrir distensión del estómago y otros problemas estomacales, unas comidas más reducidas y frecuentes podrían minimizar el riesgo.

 

Características 
Clasificación FCI

 

Grupo 2 pincher y schnauzer molosoides

Perros de montaña y boyeros suizos.

Sección 2.1 molosoides, tipo dogo.

Sin prueba de trabajo.

Aspecto general Demuestra gran fuerza, aunque su apariencia no es pesada. Es un perro robusto y activo.
Temperamento│

comportamiento

Es brioso, alerta y fiel.

Es fuerte, activo, confiable y de gran resistencia.

Peso Machos: 50 – 59 kg

Hembras: 41 – 50 kg

Medidas

 

Machos: 64 – 69 cm

Hembras: 61 – 66 cm

Promedio de vida  8 – 10 años aproximadamente.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales