Pomsky, un husky en miniatura

Conocidos también como minihusky o husky en miniatura, los pomsky son como peluches de carne y hueso. Unas adorables criaturas que no dejarán a nadie indiferente.

Precisamente por su apariencia es que el pomsky ha ganado mucha popularidad en los últimos años.
El pomsky es una raza bastante nueva procedente de Estados Unidos. Se cree que los primeros ejemplares aparecieron hace unos ocho años, cuando se produjo un cruce entre un husky siberiano y un pomerania. De allí su nombre, claro. A continuación te describimos sus características físicas y lo que debes saber de su alimentación, cuidados y salud.

Una miniatura adorable

El aspecto del pomsky recuerda a un husky en miniatura, heredando de este su amplio repertorio de colores en su pelaje y sus preciosos ojos azules. Sin embargo, existen algunas características que lo diferencian como un cuerpo menos esbelto y patas más cortas que le dan ese aspecto más infantil. La cabeza de los pomsky, así como su cuerpo, es redondeada, con hocico corto y ojos juntos como el pomerania. Esto le proporciona una apariencia de peluche más aniñada que la de los husky.

El pomsky suele pesar entre 7 y 14 kilogramos por que se le clasifica como una raza de tamaño mediano. Dentro de ese rango se distinguen dos categorías o tipos de pomsky:
• Los pomsky de primera generación que son los ejemplares con un porcentaje genético balanceado entre los husky y los pomerania, es decir, mitad y mitad. Por ello, estos pesarán entre 9 y 14 kilogramos.
• Los pomsky de segunda generación en los que se acentúa la presencia del pomerania tienen un tamaño menor con un peso que oscila entre los 7 y los 9 kilogramos, son los más demandados por su aspecto de eternos cachorros.

Los «teacup pomsky» no cumplen con los estándares de la raza. Son especímenes sujetos a una cría muy selectiva que puede incluir progenitores parientes y que tienden a presentar más problemas de salud.
«Las razas de perros tacita de té» son muy delicados, son el resultado de criadores inescrupulosos que responden a la alta demanda así que no fomentemos esta práctica.

Más de pomerania o más de husky
Los pomsky son perros activos y juguetones que demandarán bastantes horas de juego y actividad. Si se les proporciona un adiestramiento adecuado, una buena socialización y se les trata con cariño y atención, el pomsky o husky miniatura será sin duda un compañero inigualable.
Ahora bien, debido a la amplia diferencia entre los ejemplares de pomsky, es difícil establecer un patrón conductual que los englobe a todos. Su comportamiento dependerá de qué porcentaje genético haya heredado de cada progenitor. Así por ejemplo:

• El pomsky toy o más pomerania tiene entre sus características patas cortas, cuerpo más esbelto, cara redonda, pelaje abundante y colorido. Es un perro más territorial y apegado a su tutor, incluso algunos pueden presentar problemas a la hora de relacionarse con niños y otros animales de compañía, pero esto normalmente se soluciona con un correcto adiestramiento y una temprana sociabilización de los cachorros.

El pomsky toy es un perro pequeño o muy pequeño que gracias a sus características físicas y su origen conservará un aspecto de cachorro hasta su vejez. Es importante considerar que por sus pequeñas dimensiones necesita de cuidado especial porque tienden a ser más delicados y susceptibles ante enfermedades.

• El pomsky husky, lógicamente más husky, los cachorros de este tipo no tendrán ninguna dificultad para adaptarse a la vida familiar, aunque también puede ser necesario o recomendable un entrenamiento adecuado a sus necesidades.

Esta tipo de pomsky va a tener un tamaño más grande del rango que se estima como normal para esta raza que, por lo general, se encuentra entre el tamaño mediano o que puede superarlo alcanzando unos 80 cm.

Atención al detalle

• El adiestramiento siempre se considerará fundamental para que el can mantenga un buen comportamiento. Además que permiten que estos sean más amables con quienes lo adoptan.
• Un pomsky educado previene comportamientos que pueden representar una amenaza para quienes se encuentren a su alrededor, a pesar de su pequeño tamaño.
• Su comportamiento en muchas ocasiones se deberá a la manera en que es criado, al trato que recibe y al ambiente en que se desarrolla.
• Es un animal que crea vínculos con quienes socializa, y a pesar de ser juguetón también cuenta con cierto instinto protector.

El pomsky es una raza inteligente y obediente, lo cual hará más fácil y efectivo su adiestramiento. Es un perro que necesita bastante ejercicio para que no se convierta en un perro estresado que pueda llegar a causar destrozos en casa. Como otras razas en general, si no libera toda la energía que posee puede llegar a presentar graves problemas de conducta derivados de la ansiedad. Cuanto más se ejercite más balanceado será su carácter y más tranquilo y amigable se mostrará. En suma, tendremos a un perro feliz.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email











Ediciones digitales