Mi perro detesta el corte de las uñas

La verdad sobre el corte de las uñas en los perros. Para muchos dueños de mascotas, la idea de cortar las uñas de sus perros les da escalofríos. El perro se niega a dejar que se acerquen a las uñas o protesta furiosamente y lucha si intentan forzar el proceso.

Por Sasha Riess

Si tu perro tiene miedo extremo o ansiedad de ir al peluquero, el problema tal vez sea que el corte de uñas se hace con fuerza y ​​dolor, lo que hace que el perro asocie el aseo con la dolorosa experiencia de cortarse las uñas. Pero no tiene por qué ser así. Enseñarle a tu perro a disfrutar que le corten las uñas no solo beneficiará su postura y movilidad, sino que también hará que el proceso de acicalamiento sea mucho más agradable.

La importancia de la “paticure”

Lo primero a tener en cuenta es que es sumamente importante mantener las uñas de tu perro bien cuidadas porque si están demasiado largas afectará su postura. Las patas deben estar al ras del suelo sin que ninguna parte de las uñas lo toque. Si escuchas algún chasquido o sonido cuando el perro camina sobre una superficie de madera dura o cerámico es porque las uñas están demasiado largas. Recuerda, no debe escucharse nada.

las uñas de tu perro bien cuidadas

Si las uñas delanteras están demasiado largas, el cuerpo no estará equilibrado. Las uñas que sobresalen harán que la parte delantera del cuerpo se desplace hacia atrás, lo que provocará que la mayor parte del peso se desplace hacia las caderas y la espalda, lo que a la larga puede provocar una «displasia de cadera falsa» y problemas de movilidad.

Estas dolencias evitables pueden causar una tensión enorme e innecesaria en tu mascota, así como aumentar significativamente las visitas al veterinario. Por eso es vital establecer una rutina adecuada para cortar las uñas.

Constancia y paciencia

La forma de establecer una buena rutina de uñas tiene dos aspectos críticos: constancia y paciencia.

-La constancia será necesaria para condicionar al perro a ver el corte de uñas como un proceso placentero. Esto se hará diariamente acariciando y tocando las uñas con golosinas como recompensa. El perro cooperará más con el estómago vacío.

Si a tu perro le aterroriza que le toquen las uñas comienza lentamente acariciando las patas y premiándolo. Después de aproximadamente una semana, tu perro debería comenzar a darte la pata automáticamente anticipándose a la recompensa. Una vez que tu perro te esté entregando la pata sin dudarlo, podrás comenzar a introducir el cortaúñas. Recuerda comenzar lentamente, deje que el perro huela el cortaúñas y comienza tocando suavemente las patas y las uñas con el cortaúñas, pero no cortes nada hasta que el perro se sienta completamente cómodo con el cortaúñas cerca y alrededor de sus uñas.

El corte de uñas no tiene por qué ser un drama. Con constancia y paciencia podrás mantener la longitud adecuada de las uñas para asegurar que tu perro tenga el equilibrio y la movilidad adecuados.

Es tiempo de cortar las uñas

Durante la segunda o tercera semana, el perro debería estar listo para que le cortes las uñas; lo mejor es hacerlo cuando el perro tiene hambre y está motivado por las golosinas.

Comienza cortando una uña a la vez y asegúrate de cortar solo la punta, solo unos pocos milímetros. Ten a mano un KwikStop [léase kuic stop] que se puede comprar en la tienda de mascotas en caso de que la punta de la uña sangre. Kwik Stop se usa para detener el sangrado de las uñas y adormecer el dolor si la uña se corta demasiado.

Si prefieres usar un Dremel o esmeril de uñas, sigue los mismos pasos introduciéndolo lentamente y permitiendo que tu perro se acostumbre a su sonido. Una vez que tu perro se haya acostumbrado al Dremel, comienza por la punta de la uña con una presión mínima durante unos segundos, una vez que se haya acostumbrado por completo, puedes comenzar a hacer algunas uñas a la vez de forma regular hasta alcanzar la longitud adecuada.

Recuerda que con constancia y persistencia te ganarás su confianza. Eso sí, solo corta las puntas y eventualmente alcanzarás la longitud deseada, y tu perro te lo agradecerá. Además, tu perro asociará el corte de uñas con golosinas. Cortas solo las puntas, tu perro no sentirá ningún dolor y habrás recuperado con éxito su confianza. Los traumas anteriores serán cosa del pasado.

Si tienes alguna pregunta o deseas mantenerte en contacto, no dudes en comunicarte a través de las redes sociales @Sasha Riess.

Con amor, Sasha

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email




Ediciones digitales