Jack Russell Terrier el terrier

Jack Russell es un terrier de trabajo, alerta, tenaz e independiente.

En este articulo conocerás la historia, las características, también aprenderás cosas sobre los cuidados del cachorro, así como del adiestramiento y la salud de esta raza.

El Jack Russell Terrier es un perro inteligente y con mucha energía que se ha vuelto muy popular ambos lados del Atlántico. Sus raíces proceden del Reino Unido, y el criador más destacado en sus orígenes fue un párroco: un personaje tan pintoresco y activo como el perrito que defendió. Se trata de un perro valiente, criado para la caza, con un comportamiento travieso y una energía ilimitada. Y si estás pensando en llevarte a un Jack Russell Terrier a tu hogar, debes tener presente las características de esta raza.

Si quieres un perro vital y que suponga un reto y estás dispuesto a comprometerte a adiestrarlo, puede que se trate de la raza ideal para ti y la familia. Su pequeño tamaño, la mirada inteligente, unas facciones graciosas y su aspecto a veces algo desaliñado han hecho que este peludo amigo despierte la ternura y la simpatía de muchos amantes de los perros.

Características.

Se trata de un animal de estructura corporal más bien rectangular, dado que la longitud de su cuerpo es mayor que su altura. Muy musculoso y flexible, es un animal ágil y elástico, con movimientos rápidos y hábiles y que a pesar de su tamaño pequeño tiene mucha fuerza y resistencia. De movimiento libre y elástico. Son pequeños y alegres, tienen mucha personalidad. Son perros pequeños que no muestran muchas diferencias en sus características físicas en función del sexo: tanto machos como hembras pueden pesar de 6 a 8 kilogramos, y alcanzan una altura de entre 33 y 35 cm, siendo los machos ligeramente más altos. En cuanto a su pelaje son en su mayoría blancos con marcas de color canela o negro, o ambos. El pelaje del Jack Russell terrier es denso y apretado, pero en algunos ejemplares su textura es áspera mientras que en otros se presenta corto y liso. La mayoría de ocasiones no se puede apreciar la diferencia cuando son cachorros, sino con el paso del tiempo.

Su característica inconfundible de su pelaje, son las manchas de color marrón o negro, tanto desde su nacimiento como a los pocos meses de vida. Los Russell se mueven con un paso libre y sin esfuerzo que anuncia la confianza innata de la raza. Están llenos de vida y se mueven con una confianza que coincide con su expresión aguda. Es un perro muy adaptable que puede modificar con facilidad sus hábitos de vida. Es muy inteligente y resistente, y un compañero cariñoso y alegre que se suma rápidamente a la diversión familiar.

Personalidad.

Es muy afectuoso y amigable, alegre, también algo testarudo, audaz, como intrépido y valiente, está siempre alerta y con una expresión muy aguda e inteligente. Aprende con mucha facilidad. Para vivir con ellos es ideal espacios grandes, no son para departamento pequeño, pues necesitan hacer mucho ejercicio y correr por lugares abiertos. Es sociable y juguetón convive sin problemas con todos los miembros de la familia y con otros perros, pero a otros animales puede querer darles caza. Es muy enérgico. Necesita hacer ejercicio todos los días y estar siempre ocupado en algo, pues su instinto cazador y explorador es muy alto.

Si quieres un perro que pueda aprender trucos, es una característica que se debe tener en cuenta, pues su inteligencia y su espíritu independiente pueden hacer que a veces sea más difícil de adiestrar de lo que se hubiera podido prever. Las pruebas de Agility pueden resultar muy adecuadas para este inteligente peludo, pues los Jack Russell han tenido mucho éxito en esa actividad.

También muy divertido y colaborador para jugar Flyball, por ejemplo. Que es un deporte para perros en el que los equipos compiten entre sí desde el principio hasta la línea de meta, sobre una línea de vallas, hasta una caja que lanza una pelota de tenis que ellos deben agarrar.

Alimentación. –

Aparte del ejercicio, debemos administrarles una serie de cuidados muy básicos para asegurar que viva sano y feliz. Uno de ellos es vigilar su alimentación.

La dieta de un Jack Russell terrier debe ser rica en proteínas, básicamente de origen animal, para satisfacer sus demandas energéticas y proporcionarle la nutrición adecuada a sus músculos y a su flexible sistema esquelético.

Pero a la vez, su comida también debe tener una composición rica y equilibrada de grasas de calidad (omega 3 y omega 6) para garantizar la salud en general de su cuerpo.

En los últimos años, los mayores fabricantes de comida para perros han elaborado diferentes alimentos, especialmente diseñadas para este tipo de perro. El Russell Terrier debería estar bien con un alimento para perros de alta calidad, ya sea fabricado comercialmente o preparado en casa con la supervisión y aprobación de su veterinario. Cualquier dieta debe ser apropiada para la edad del perro (cachorro, adulto o mayor). Algunos perros son propensos a tener sobrepeso, así que observe el consumo de calorías y el nivel de peso de su perro. Las golosinas (premios) pueden ser una ayuda importante en el entrenamiento, pero darles demasiadas puede causar diferentes problemas, siempre abusar es dañino. Les encanta y necesitan beber agua limpia y fresca, todo el día, por ello debemos tenerla disponible en todo momento.

Comportamiento. –

Alegre, con un gran apego hacia sus dueños, valiente y muy activo, como buen terrier que es, el Jack Russell se caracteriza por mostrarse equilibrado en todo momento y con todo tipo de personas. Destaca sobre todo por su buena conexión con los más pequeños de la casa. En general se trata de un can obediente al que se puede adiestrar para que desempeñe cualquier tipo de actividad. Le encantan los juegos y conviene que siempre tenga algo con que entretenerse.

Debe tener a su disposición alguna cosa que poder morder, tirar y transportar sin miedo a que la rompa o extravíe.

Si no dispone de ello y se aburre, es posible que se busque las “diversiones” por sí mismo, y por esto, cuidado con muebles y cosas personales que dejen en la casa, podrían encontrar muchas sorpresas. Además, como se trata de un perro muy inteligente, muchas veces trata de imponer su propio criterio con los miembros de su familia, por lo que es fundamental enseñarle las reglas de comportamiento desde un primer momento. Intrépido, curioso y aventurero, le encanta explorar lugares nuevos y corretear controlando y vigilando todos los rincones de su territorio. Por tanto, cuando son cachorros hay que vigilarlos constantemente.

Es muy importante comenzar el proceso de sociabilización del cachorro cuanto antes. Se recomienda que sociabilice con otras personas, otros lugares y también con otros perros.

Como educarlo

Uno de los trabajos más importantes en la educación del Jack Russell Terrier es su sociabilización.

Sus instintos primarios, sus deseos de cazar o de perseguir a otros animales, son mucho más fuertes en este perro que en otros, por lo que no es fácil conseguir que lleguen a establecer una relación cordial con mascotas de otras especies. Tampoco resulta sencillo evitar que reprima su deseo de explorar lugares que no conoce. Hay que tener mucho cuidado al dejarlo correr en libertad, algo no recomendable salvo que se esté en zonas seguras. La mejor forma de tener a un Jack Russell tranquilo y equilibrado es, por lo tanto, proporcionándole toda la actividad y el ejercicio que necesite, lo que hace que no sea el mejor compañero para una familia sedentaria ni para convivir en un apartamento en la ciudad.

A la hora de su adiestramiento y educación, es muy importante emplear el refuerzo positivo. Esto es, premiarlo cuando haga algo bien u obedezca una orden, en lugar de gritarle. Respecto a cuánto vive un Jack Russell, debes saber que en este perro la longevidad o esperanza es de entre 13 y 16 años con unos correctos cuidados sanitarios y atenciones.

Así, basta con acudir periódicamente al veterinario para cumplimentar las vacunaciones de rigor, los programas de desparasitación interna y externa, y el control de ojos, boca, narices y oídos. El veterinario también debe ser el encargado de hacer un seguimiento de su crecimiento y de su peso, para mantener a este fantástico perro en un estado óptimo de salud.

Cuidados específicos para esta raza

La raza de perro Jack Russell terrier apenas necesita mantenimiento estético, basta con un cepillado rutinario una o dos veces por semana para eliminar el pelo muerto.

En cuanto a cada cuánto tiempo debe bañar al Jack Russell, solo será necesario cuando el perro esté realmente sucio, ya que, con el cepillado regular, el baño puede realizarse cada 3 o 4 meses.

Con estos mínimos cuidados se consigue tener un animal sano, equilibrado y feliz que hace mucho más divertida la vida de toda la familia, ya que no deja de insistir para que jueguen con él y para que lo saquen a pasear o a corretear al aire libre.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales