La etiqueta: mi perro en sociedad (1)

¿Qué tan se comporta tu perro en la ciudad, lugares públicos o frente a otra mascota?

Tu perro ladra excesivamente en mitad de la noche, salta en dos patas sobre los vecinos, marca su espacio en los pasillos o lo peor en el área verde común donde juegan los niños.

¿Te son familiares estas situaciones?

El diccionario define la palabra etiqueta como los estilos, usos y costumbres que se deben guardar en determinados actos públicos.

Ser educado ya no es un asunto que nos concierna solamente a los seres humanos, ser educado se extiende también a nuestras mascotas, con cada vez más lugares pet friendly. Nuestro perro están llamados a observar las reglas de buen comportamiento que se exigen en diferentes lugares, para el bienestar de todos nosotros.

Estas pautas de buen comportamiento te podrán dar una idea de lo que debes tener en cuenta para vivir o pasear sin problemas en tu edificio, la calle, el parque, el transporte público las tiendas y hasta los restaurantes.

Cómo evitar que tu perro moleste a los vecinos 

Un perro agitado, que ladra y crea problemas en la casa es, por lo general, una mascota que no ha podido desahogar su energía y lo cierto es que no es su culpa sino nuestra porque no hemos asumido debidamente nuestra responsabilidad. Sacar a pasearlo, a ejercitarlo cada día para que esté relajado y de buen ánimo.

De hecho, un perro bien alimentado, que sale a pasear con regularidad que es parte de la familia va a comprender que estar solo en casa es un momento de descanso en espera del regreso de sus humanos favoritos para vivir y convivir en paz y tranquilidad con su entorno.

Cómo debe comportarse tu perro en la ciudad 

Tu perro necesita acostumbrarse gradualmente a la ciudad, sus ruidos, los bocinazos y alarmas de los vehículos, las sirenas de los bomberos, la policía y serenazgo, así como a la penetrante agresión olfativa del esmog para ello es conveniente sacarlo a pasear desde cachorro para que se habitúe a los alrededores de su casa, siempre con correa.

Tu perro debe conocer su vecindario, visitar sus áreas verdes y conocer a los demás perros. Por ejemplo, es bueno que un cachorro juegue con otros cachorros de su tamaño o con perros adultos tranquilos para evitar que el juego se vuelva peligroso y se lastime.

Ten en cuenta nunca perderlo de vista e intervenir de inmediato si la situación se pone difícil. Salir a caminar regularmente es la base para socializar en la ciudad, tanto con las personas como con otros animales.

Es muy útil que lo eduques y acostumbres a través de ejercicios básicos de control, tales como de pie, sentado, en la tierra, en reposo, entre otros.

Recuerda, vives en sociedad, cumple la ley y, en especial, la regulación municipal respecto a recoger las heces de tu mascota. También respeta a quienes no desean hacer contacto con tu engreído, es decir, lleva siempre a tu mascota con arnés y correa, y si es necesario con bozal. Es por su seguridad y la de los demás.

Lean aquí la segunda parte:

La etiqueta: mi perro en sociedad (2)

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales