Con el perro al mar, todo es mejor

Que mejor pasar una vacación con el perro al mar.

¡Por fin ha llegado la temporada de calor y antes de que las playas estén asaltadas aún podemos aprovechar para disfrutar con el perro al mar.

Cada vez hay más playas, pueblos y hoteles que les dan la bienvenida a viajeros con sus mascotas, por lo que podemos marcharnos con total tranquilidad.

Se elegimos tomar una vacación junto al mar, en la playa ¿cuál es la mejor manera de jugar y divertirnos con nuestro perro?

Todos a cavar

¡Para un perro, cavar es un juego lúdico (entierran los huesos) y un acto extremadamente divertido y liberador! Además de ser para él un movimiento instintivo, también es un acto primordial, que le recuerda la acción de esconder comida o crear una guarida. Jugar a cavar hoyos en la arena será un juego muy divertido, y si además tenemos niños, ¡las risas están aseguradas!

Una actividad física saludable

Si somos amantes del jogging o de los largos paseos por la orilla, aprovechar las primeras horas de la mañana será realmente perfecto. Para nuestro perro será un gran momento para desahogarse y moverse libremente sin el caos de las horas centrales del día. Sea paseo o deporte con tu mascota, será siempre una actividad física perfecta, para mantenerse en forma y relajarse. Pero sobre todo serán preciosos momentos de conexión entre nosotros y él, para fortalecer nuestro vínculo y entendimiento.

Con el perro al mar, todo es mejor
¡Huyamos de las olas!

El mismo juego que hacemos con los niños pequeños, correr hacia la orilla y luego huir de las olas o saltar sobre ellas, también es un juego perfecto con nuestro amigo de cuatro patas. Durante las horas más calurosas este juego para perro, es mas que diversión y también puede traer algo de refresco, pudiendo sumergir las patas en el agua.

Es una diversión muy apreciada sobre todo por aquellos perros a los que no les gusta especialmente el agua, o que tienen que familiarizarse con ella.

Poder mojar solo las patas, sin que necesariamente tengas que sumergirte por completo, ayudará a que nuestra mascota se acostumbre al agua. Y, sobre todo, acercándote a él con actitud juguetona, ¡le parecerá muy agradable!

Recuperar en el agua

Si por el contrario nuestro perro realmente no le tiene miedo al agua, ¡el juego de buscar y reportar es perfecto!

Bastará con jugar cualquier juego con nosotros, una pelota, un kong, un Frisbee y la diversión está asegurada… En realidad, ¡podríamos conformarnos incluso con un trozo de madera recogido en la playa!

Sin duda es una actividad divertida pero que también nos ayudará en el adiestramiento canino. Mientras espera a que se lance el juego, el perro aprenderá a prestar atención a nuestras palabras y nuestros movimientos. Acostumbrándolo a traer el objeto (y dejarlo allí…), aprenderá a no apegarse demasiado a los objetos materiales.

Tabla y mas

Para nuestros amigos de cuatro patas verdaderamente acuáticos, las actividades relacionadas a cabalgar las olas o mientras se rema en equilibrio sobre tabla de surf, son lo máximo. No solo juego y entretenimiento además es un deporte que realmente crea una perfecta armonía con nuestro perro. Obviamente, ya debe tener un poco de experiencia, de lo contrario, le recomendamos que tome algunas lecciones y que un profesional le enseñe.

Sea cual sea la actividad que vayamos a realizar en la playa, lo importante es que el perro se sienta libre y tranquilo para poder moverse y desahogarse, en lugar de relajarse y descansar a la sombra…

También respetamos sus deseos y entendemos su naturaleza, después de todo, si estamos en el mar, ¡es justo que cada uno disfrute de sus vacaciones como quiera!

Comparte esta publicación