Pez betta, una joya de colores

El pez betta luchador de Siam, también llamado betta splendens, proveniente de Indochina, es considerado por muchos la joya de colores de todo acuario. Se trata de un pez de agua dulce, un regalo para los ojos por sus hermosos y vibrantes colores realmente increíbles.

Los peces betta son nativos del sudeste asiático. Se pueden encontrar también otras variedades en Tailandia, Camboya, Laos y Vietnam.
Los bettas son parte de la familia Gourami y son un tipo de anabantoide (también llamado pez laberinto). Es decir tienen la capacidad de respirar en la superficie, lo que les permite sobrevivir durante algún tiempo en entornos donde el oxígeno disuelto en el agua es muy escaso como, por ejemplo, en aguas estancadas.
A saber, hay más de 70 especies de peces betta que habitan en ríos, arrozales, canales de riego y lagos a lo largo del delta del río Mekong en el sudeste asiático.
El pez betta es uno de los peces más populares entre los acuaristas. Es una especie fascinante que puede encontrarse en una gran variedad de colores y formas y con aletas cubiertas con elaborados detalles.
Estos son peces ideales para acuarios pequeños y crecen bien solos. Lógicamente, un vaso de agua no es un acuario, de modo que para que se mantengan saludable es necesario preparar correctamente el acuario, establecer un programa de alimentación y mantenimiento si desea que tanto sus colores como su personalidad destaquen.
Los peces luchadores son una especie ideal para acuaristas principiantes o intermedios. En las tiendas de peces de acuario se le conoce como un pez de bajo mantenimiento. A no dudarlo, un desafío increíblemente recompensado para un acuarista principiante.

Los detalles de una colorida especie

• Los peces luchadores pueden crecer hasta un máximo de 6 cm cuando se miden desde la mandíbula hasta la base de la cola.
La longitud total aumenta a unos 7 cm si también se mide toda la cola.
• Los machos tienen aletas largas y llamativas.
Las aletas pectorales, dorsal y ventral también pueden ser alargadas o plisadas, dependiendo de la variedad específica.
Sus cuerpos tienen la misma longitud que los de las hembras, mientras que sus elaboradas colas pueden aumentar la longitud total hasta en 5 cm.
• Los peces luchadores poseen disformismo sexual, es decir que los machos y las hembras se ven diferentes. Razón por la cual uno puede reconocer fácilmente el sexo de un betta con solo echar un rápido vistazo.

¿Por qué se le conoce como «pez betta luchador de Siam»?

Se les conoce como pez luchador de Siam porque los machos tienen una disposición territorial y no toleran la presencia cercana de otro macho.
• En la naturaleza, los machos más fuertes lucharán agresivamente hasta que uno de ellos se escape o muera.
• Los machos betta aun en cautiverio extenderán sus aletas y tratarán de atacar a otro macho si lo ven.
• Las hembras no son tan agresivas y pueden mantenerse juntas en el mismo tanque si hay suficiente espacio. Sin embargo, si están estresados o aburridos tienden a dar pequeños mordiscos a sus compañeros.
• Los peces betta no se sienten solos ni interactúan con sus compañeros de tanque a menos que estén bajo estrés.

Betta en cautiverioUnas peculiaridadesBetta salvajeUnas peculiaridades
Los peces «domesticados» pueden ser de cualquier color del arco iris y, a menudo, tienen reflejos iridiscentes o nacarados en el cuerpo y las aletas.Los peces en la naturaleza suelen ser grises o de color tierra, con rayas sólidas y quizás un toque de verde, naranja o azul iridiscente.
Los peces criados en cautiverio poseen los tonos vibrantes que los caracterizan.Las especies en la naturaleza son algo pálidas en comparación con sus primos cautivos.
Se distinguen por la forma y longitud de sus aletas.En la naturaleza se pueden observar peces con toques de color en sus cuerpos o aletas.
Las hembras se parecen a sus parientes salvajes tanto en tamaño como en forma.
Los peces criados en cautiverio comen alimentos frescos, congelados o comerciales.
Prefieren alimentarse de alimentos flotantes en lugar de comer los que se encuentran en el fondo del acuario.

Los peces betta qué comen y cuánto pueden vivir

Qué comen

Los bettas son carnívoros y necesitan una dieta rica en proteínas. En la naturaleza, los peces luchadores sobreviven comiendo huevos de pequeños insectos y larvas que flotan a su alrededor. Lo ideal es alimentar a su betta con una variedad de alimentos frescos y complementar con productos especialmente hechos para esta especie. Sin embargo, no siempre es fácil encontrar alimentos frescos a menos que tenga una pescadería cercana. Su pez betta debería prosperar con una nutrición de calidad. Este tipo de comida se llama «bocados de betta» porque son trozos de comida que flotan y se pueden comer de un bocado.

Puede complementar una dieta comercial con golosinas frescas, liofilizadas o congeladas como:
• Camarones
• Larvas de mosquitos
• Gusanos tubifex
• Sanguijuelas
• Huevos de daphnia (pulgas de agua)

Cuánto y cuándo deben comer

Los peces luchadores, como muchas otras especies de peces, no saben cómo regularse a la hora de alimentarse. Si hay comida continuarán dándose atracones. Lo que puedan meterse en la boca, lo intentarán comer.
¡Y el estómago de un betta es aproximadamente del tamaño de un ojo humano, así que imaginen! Comer demasiado le hará daño.

• Nunca ofrezca a su betta más comida de la que puede consumir en aproximadamente 2 minutos.
• Comer en exceso a menudo causa problemas de salud como obesidad, estreñimiento y problemas con la vejiga natatoria.

Cuánto tiempo viven
La esperanza de vida de un pez betta varía mucho según las condiciones en las que se cría. Si se le proporciona un hábitat espacioso con muchas decoraciones y lo mantiene adecuadamente, su betta debería vivir durante dos años. ¡Algunos acuaristas logran mantener vivos a estos peces incluso por cinco años!

Y si salimos de vacaciones
La idea de dejar un poco de comida extra para tu pez betta al salir de la ciudad durante unos días puede parecer tentadora, pero es mejor no ceder a este impulso. Con un exceso de comida, los peces se atiborrarán y probablemente se enfermarán. Las sobras arruinarán la base del acuario y contaminarán el agua, causando aún más estrés al betta.
Si solo se va a ir por unos días, su betta sobrevivirá felizmente sin comer. Un pez betta puede estar hasta 14 días sin comer, aunque yo no ayunaría voluntariamente por más de 3 días. Para viajes más largos, podría considerar instalar un alimentador automático o contratar a alguien para que alimente a su pececillo directamente.

Consejo de experto

Si realmente quiere que su pez betta luchador prospere, dele un poco de espacio. Es muy simple: un acuario de 38 litros con algo de vida.
Póngalo junto con algunos pequeños compañeros de tanque reservados como un camarón o un pez cory, coloque muchas plantas y dele un bocadillo abundante cada semana. Su pez betta no tendrá forma de aburrirse en un entorno así. Como puede ver, un betta es más que un hermoso pez. Sus peculiaridades y curiosas personalidades también los convierten en espléndidos peces mascota. Su hábitat modesto y el cuidado necesario los convierten en la opción ideal para principiantes y tampoco demandan mucho presupuesto.

Esperamos que estos consejos y recomendaciones ayuden a mantener a sus peces luchadores felices y saludables durante muchos años.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email











Ediciones digitales