“El mundo de los amigos de Nemo” (2)

A la hora de comer

El alimento seco nunca, pero nunca debe ser el único tipo de alimento que reciban tus peces. En la variedad está la nutrición.

La hora de la alimentación es muy importante. Hay que darles de comer muy poco, incluso algunos expertos recomiendan el ayuno un día a la semana.

En la actualidad, en el mercado, puedes encontrar una amplia gama de productos para una correcta alimentación porque lo cierto es que necesitan de una amplia variedad de nutrientes que no están en un solo alimento, sino que en ocasiones hay que mezclar.

Alimento vivo. Los alimentos vivos más comunes son:

  • La daphnia (pequeños crustáceos conocidos como pulgas de agua).
  • Las larvas de mosquito.
  • Los camarones.
  • El tubifex (pequeñas lombrices).

Todos estos aportan gran cantidad de nutrientes, solo que hay que tener mucho cuidado. Deben de ser de muy buena calidad porque si no se convierten en fuente de enfermedades.  

Alimento seco. Es el más popular. Se vende en escamas o copos, gránulos, pastillas, barras, etc. Tiene distintas composiciones de acuerdo a las necesidades. Se utiliza como base alimentaria de la mayoría de los peces tropicales, pero recuerda, deben recibir otro tipo de alimento también. 

Alimento liofilizado. Es parecido al seco. Son alimentos deshidratados mediante una técnica especial que les permite conservar sus nutrientes. 

Papillas. El alimento se presenta como su nombre indica en forma de papilla. El único inconveniente es que esta comida ensucia el agua. 

Alimento fresco. Mejillones, gambas, corazón de res, entre otros, pueden administrarse en forma natural, siempre en pequeños trozos de acuerdo al tamaño de los comensales peces. Lo malo es que al igual que las papillas ensucian el agua. 

Alimento congelado. La daphnia, el tubifex o la artemia son alimentos que tus peces también pueden consumir congelados. Y si bien no tienen la misma cantidad de nutrientes, se evitan las enfermedades que pueden ocasionar el alimento vivo. En este caso, lo ideal será consultar con un experto respecto a cómo dárselo a tus peces.

Estamos seguros que con toda esta información habrás podido darte cuenta de que tener un acuario en casa no es solo una pecera llena de agua, sino que se trata de algo que realmente debe apasionarte porque los peces necesitan de muchos cuidados y de tu atención para vivir por mucho más tiempo en su océano particular.

 

 

 

 

 

 

Lea la primera parte aquí 

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Ediciones digitales