“El mundo de los amigos de Nemo” (1)

Si te gustan los peces y estás pensando en tener un acuario, debes saber que, a diferencia de otras mascotas, los acuarios necesitan de mantenimiento, cuidados muy especiales y tu tiempo, mucho tiempo.

Los peces dada su delicadeza necesitan las mejores condiciones de habitabilidad. Su pequeño tamaño no significa que su vida sea menos valiosa que la de cualquier otro animal o que necesiten menos cuidados. Todo lo contrario, los peces son seres muy delicados.

Si quieres que tu acuario funcione a las mil maravillas vas a necesitar invertir mucho tiempo y esfuerzo. Sí, porque para que una pecera luzca limpia y hermosa, deberás, por ejemplo, hacer limpiezas parciales del agua, controlar los horarios de iluminación y alimentación de los peces, cuidar las plantas (sin son naturales). Y también tendrás que buscar el lugar más adecuado para colocarlo. Lo bueno es que puedes encontrar en el mercado, acuarios -por su forma y tamaño- de todo precio.


Dependiendo de su tamaño ¿sabías que hay tres tipos de acuarios? 

La pecera. Con uno o varios ejemplares es una solución para atraer la atención de los niños sobre estos animales y una forma sencilla de que comiencen a tener ciertas responsabilidades aprendiendo a cuidarlos y a respetarlos.

El acuario. Es el primer paso para introducirte en el fascinante mundo de la acuariofilia, donde podrás recrear junto con los peces una amplia variedad de hábitats naturales.

El estanque. Es un gran espacio que necesita de cuidados muy especiales.


¿Agua dulce o salada?

El noventa por ciento de los aficionados a la acuariofilia se inician con acuarios de agua dulce. La razón es que los acuarios de agua salada son más difíciles y más costosos de mantener.

La película de Disney «Buscando a Nemo» puso de moda al pez payaso, y claro película es película porque este tipo de peces son para acuarios de profesionales con muchísima experiencia. Con esto, no te estamos desanimando, sino que como principiante es importante que lo tengas en cuenta. Lo ideal es empezar por los acuarios de agua dulce hasta que vayas ganando experiencia.

En suma, los acuarios de agua fría son los más sencillos porque no necesitan sistema de calefacción. 

Ten en cuenta:
Cuando compres a tus peces, introduce la bolsa donde se transportan en la superficie del agua por al menos una hora para que se aclimaten. Así evitarás que se enfermen. Este proceso de acondicionamiento es muy importante.

 

Manos al agua, manos a la obra

Un buen mantenimiento es vital para la vida de los peces. Además de los accesorios necesarios (filtro, calentador) tienes que controlar su perfecto funcionamiento todos los días y realizar periódicamente una limpieza general.

Esto no quiere decir que eches mano de agua y jabón, sino que sencillamente, hagas un cambio parcial del agua.

Luego de elegir el tamaño es muy importante saber dónde lo vas a colocar. Un acuario no puede estar cambiándose de sitio, tienes que saber desde un principio dónde lo vas a ubicar.

Los expertos recomiendan colocar el acuario “lejos de la luz directa del sol y de cualquier otra fuente de calor”. Y esto porque mucho calor podría elevar la temperatura del agua y, en consecuencia, poner en peligro la vida de tus peces.

El filtro es muy importante; los hay de distintos tipos dependiendo del recipiente. Si se trata de un acuario de agua caliente o tropical necesitarás un termocalentador para mantener la temperatura del agua entre 24 y 26 grados, un bajón brusco podría con toda seguridad causar la muerte de los peces. Con la ayuda de un termómetro podrás controlar la temperatura.

También necesitarás el acondicionador de agua y bacterias. El primero para adaptar el agua del caño a las condiciones que necesitan los peces, es decir, eliminar el cloro, neutralizar los iones metálicos y proteger la mucosa. El segundo, el acondicionador de bacterias – lo encuentras en pequeños botes-, sirve para acelerar el inicio del sistema de filtración biológico.

 

 

 

 

 

 

Aqui la segunda parte “A la hora de comer”

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales