El famoso estrés también en los peces

¿De qué manera el estrés, afecta a nuestros peces y cómo evitarlo?


por Edson Rodríguez Arambulo

Medusa Diskus

medusa.diskus1@gmail.com

 

 

 

El estrés es un mal que afecta cada vez a más personas, pero también a nuestras mascotas.

Nuestra falta de experiencia o descuido puede llevar a nuestros engreídos a una serie de escenarios poco favorables que pueden producirles el tan famoso estrés.

El estrés en nuestros peces

Este enemigo que camina silencioso produce cambios en nuestros peces, por lo cual debemos estar atentos al comportamiento inusual que notemos en ellos.

 “El estrés se compone de una serie de alteraciones que sufre cualquier ser vivo en un estado de cansancio mental o físico”

Según el tipo de pez y el nivel de estrés podremos notar más la diferencia de comportamiento o falta de apetito según el caso. Recuerda también que hay especies que toleran más el estrés y pueden sobrellevarlo mejor. Es primordial informarse sobre cada tipo y especie ya sea de agua dulce o salada para una correcta elección.

El acuario, su limpieza y cuidado

Signos básicos que podemos identificar para corregir a tiempo
  • Falta de apetito

Conociendo a nuestro pez y su rutina de alimentación sabremos cuando está inapetente o disminuye peligrosamente su alimentación. En ocasiones cuando cambiamos su dieta, puede que demoren unos días en aceptar su nueva comida.

  • Coloración

Definitivamente un cambio visual importante que nos avivará las alarmas para corregir errores cometidos.

  • Comportamiento

Usualmente nuestros peces nadan por el acuario de manera aleatoria y se nos acercan cuando nos ven. Cuando están estresados suelen esconderse, alejarse del cardumen o simplemente se vuelven temerosos.

Es muy importante antes de comprar nuestros peces aprender sobre ellos, informarse y leer. Tener nociones básicas de acuarismo, ya que los factores que desencadenan el estrés pueden ser tan básicos que no los tenemos en cuenta.

Algunos de ellos son:

  • Ubicación del acuario
  • Ruido
  • Compatibilidad con otras especies
  • Tamaño mismo del acuario
  • Iluminación

Estos factores mal ejecutados, desgastaran poco a poco a nuestras queridas mascotas hasta enfermarlas.

Qué hacer

Después de un proceso de observación de varios días identificando los comportamientos anómalos, encontrar el error y corregirlo. Si aun así persiste el estrés consultar con un experto.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales