“Patas al agua” (parte 1)

Ocho razones para nadar con tu mascota

Muchos sabemos que la natación es un ejercicio completísimo y con un sinfín de beneficios, pues también lo es para nuestras queridas mascotas, en especial para los perros.

El verano está a la vuelta de la esquina, así que si vives cerca del mar o si tienes una piscina, ¡aprovéchala y ve con tu perro a nadar!

Si se trata de su primer chapuzón, ve con calma para que no se asuste y más bien disfrute los beneficios de esta excelente actividad.

 

Razón no. 1 Seguridad ante todo

Un perro que sabe nadar es un animal seguro de sí mismo. Lo mejor es enseñarle a nadar desde cachorro porque así aprenderá casi de manera natural.

Eso sí, recuerda que a todos los perros no les gusta el agua porque aunque te esfuerces y le pongas ganas, no todos los animales pueden aprender a nadar. Veamos por ejemplo a los bulldogs, su estructura ósea es realmente inadecuada para nadar y cuando lo intentan no pueden mantenerse a flote. En este caso, lo ideal es colocarle un chaleco salvavidas y supervisarlo en siempre para evitar accidentes.

Razón no. 2 Ayuda a mantener el peso ideal

Si gran parte de la humanidad padece de sobrepeso, los perros no son la excepción. En efecto, los médicos veterinarios ya hablan de obesidad canina. Y la natación puede ayudar a tu mascota a liberar la energía contenida.

Entonces para evitar estos problemas de salud, además de caminar, intenta llevarlo a nadar o échate con él un buen chapuzón en tu piscina. Hay modelos muy prácticos para armar en casa, y como debido a la pandemia, las playas tal vez no sean la mejor opción, nadar en casa será la mejor opción.

Razón no. 3 Es buenísima para las articulaciones

La natación es uno de los deportes más completos y de menos impacto. Nadar no solo hará que tu perro pierda peso, sino que también mejorará la salud de sus articulaciones.

Razón no. 4 Mejora la movilidad

En el caso de los cachorros, al principio sus movimientos serán un poco torpes porque están en pleno desarrollo, pero a medida que crecen se sentirán como peces en el agua y sincronizar sus movimientos mientras nadan contribuirá a su coordinación motora.

(Mañana la segunda parte)

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales