¿Y ya vacunaste a tu gato?

Esta nota la vamos a dedicar a una enfermedad que está afectando a nuestro gato: la leucemia. 



Por
M.V.Katherine Noelia Elescano Carreño 

CMVP 10267 

Veterinaria Small Friends 

Un virus responsable de causar una elevada tasa de mortalidad y morbilidad, es decir, personas −en este caso serían gato− que enferman en un sitio y tiempo determinado.  

La leucemia dentro de la población gatuna no discrimina sexo ni edad, y tiene una mayor incidencia entre los animales jóvenes, principalmente en aquellos que tienen hábitos de vida libre porque están en contacto con gatos de la calle.  

Este virus ingresa al organismo mediante la inhalación o la ingestión. La fuente de contagio puede estar en la saliva, aunque también se encuentran descritas la orina, las lágrimas y las heces. 

gato edad cachorro
gato cachorro

 

 

 

 

 

 

 

Cabe señalar que es posible la transmisión por vía transplacentaria y por calostro, ese líquido amarillo claro que sale antes de que la gata empiece a producir leche.

Y si bienla probabilidad es mínima, en muchos casos se observan trastornos reproductivos: abortos y muertes perinatales. 

Conociendo la enfermedad 

Entre sus síntomas se cuentan fiebre, decaimiento, gingivitis, anorexia, vómitos y diarrea, y también puede ir acompañada de otros hallazgos como neoplasias.  

Si notamos que nuestro gato cambia de comportamiento, lo mejor será llevarlo a su médico veterinario, donde para tener un mejor diagnóstico este realizará ciertas pruebas de laboratorio, entre otros análisis como hemograma, bioquímica, ecografía abdominal y radiografía para confirmarlo 

Lamentablemente, la leucemia no tiene cura

Si nuestro gato es diagnosticado con esta enfermedad debemos seguir las recomendaciones del especialista, aplicar un tratamiento de soporte: antibióticos, control de signos descompensatorios (vómitos/diarreas)y comprometemos con sus cuidados básicos para que tenga una óptima calidad de vida. 

De otro lado, es nuestra responsabilidad mantener sus comederos, bebederos y bandejas de arena siempre limpios, así como seguir un plan nutricional y sanitario (vacunación, desparasitación y antipulgaspara tener a nuestro lado a un gato sano por mucho tiempo.   

Finalmente, recordemos que la principal medida de prevención contra la leucemia es la vacuna. 

Sí, al igual que los perros, los gatos deben recibir sus vacunas cada año. Su salud y bienestar es nuestra responsabilidad. 

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Ediciones digitales