Uso amigable del transportador felino

El transportador es una de las herramientas necesarias para la movilización de nuestros gatunos. Algunos gatos le temen y otros se sienten tranquilos. En este artículo aprende algunos tips para mejorar su experiencia dentro del transportador.

El manejo veterinario es una de las actividades que menos disfrutan los gatos, debido a que no están habituados a una manipulación invasiva y también porque pueden experimentar diversos tipos de estresores (olfativo, táctil, visual, auditivo). Una de las herramientas que pueda ayudarnos a darle un ambiente seguro al gato durante las visitas veterinarias es el transportador. Sigamos los siguientes pasos para que nuestro gato vea su transportador como una zona segura.

1) Habituación al uso del transportador

Se recomienda utilizar un transportador desmontable y resistente. Dejaremos la parte inferior del transportador en una esquina de la casa, como si fuera una caja de cartón. De esta manera, nuestro gato lo verá como una zona de descanso. Si tu gato no quiere ingresar, puedes colocar dentro sus juguetes, treats o un plato con alimento húmedo, para que asocie el transportador con un estímulo positivo. Gradualmente, colocaremos la parte superior y repetiremos el uso de reforzadores para que siga siendo atractivo para nuestro gato.

2) Olor familiar

Dentro del transportador podemos colocaremos su manta favorita o alguna superficie que contenga su olor (cama, almohada, etc.), para así brindarle un mensaje de familiaridad que lo ayude a sentirse más cómodo.

3) Feromonas

Las feromonas felinas forman parte de la comunicación del gato. Unos 20 minutos antes de visitar al veterinario (y sin el gato presente), puedes aplicar una feromona comercial en spray en las paredes internas del transportador. De esta manera, la feromona comercial aumentará la sensación de seguridad dentro del transportador.

4) Forma de cargar el transportador

La forma correcta de llevar el transportador de nuestro gato es cargándolo de la base. A pesar que los transportadores tienen un asa plástica para su movilización, muchos gatos se pueden estresar por el vaivén que produce el movimiento del transportador en nuestra mano. Por ello, la forma más adecuada de transportarlos es cogiendo la base del transportador con ambos brazos extendidos.

5) Privacidad

Finalmente, debemos recordar que los gatos pueden sentirse amenazados si observan otros gatos, perros o personas desconocidas. Por ello, debemos cubrir con una manta o toalla la puerta del transportador para así evitar exponer a nuestro gato a los diversos estímulos visuales que pueden ser vistos como una amenaza. El objetivo es hacer un bloqueo visual y que nuestro gato se siente protegido al estar “aislado visualmente” del mundo exterior.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales