Un gatito que muerde de todo

Manejo de las mordeduras en gatitos. 

Cuando tenemos un gatito, un cachorro en casa, puede ser difícil entender ciertas conductas como el juego tosco y las mordidas. Veamos cómo podemos manejar esto de una manera adecuada.

En un gatito se despiertan más su interés por el juego, alrededor de los 3 a 4 meses de edad. En esas semanas, puede que notes que tu gatito está mucho más activo y le gusta trepar, arañar, y sobretodo morder.

De hecho, pueden empezar con las mordeduras desde los 2 meses de edad, pues los dientes están brotando y puede generarles molestia, por lo que buscarán cosas que morder.

Para poder ayudar con la educación de nuestro gatito, debemos entender que las mordeduras usualmente son por juego a esta edad, y lo que sucede es que aún no saben inhibir su mordida.

Viviendo con un gato, que bonito

Es importante saber también cómo es el juego normal del gato, pues éste es de tipo “acechar” y “cazar”, durante el cual seguramente usaran su boca y garritas para lograr su cometido.

Primero debemos preocuparnos de brindarle juguetes adecuados a nuestro gato cachorro, debemos darle texturas suficientes como para que pueda explorar todo lo que le puede gustar, como peluches de presa pequeños, cañas de pescar con plumillas, pelotitas, etc.

Debemos evitar jugar con manos y pies para que nuestro gatito no genere un hábito inadecuado de juego. También evitemos el uso de juguetes con láser, pues esta es una presa virtual (nunca la atraparán) y podría generar frustración.

Además, al jugar con sus cañas de pescar o juguetes de presa, debemos tratar de simular los movimientos de una presa real (no mover el juguete de manera muy errática), para que lo pueda “cazar”.  Luego hacer al juguete “escapar”, para que lo vuelva a cazar.

Y así, hasta que puedas dejarle a disposición el juguete y culmine la curva de juego.

Al finalizar puedes darle un poco de comida como premios o colocarle comida fresca.

Debemos también tomar en cuenta que las sesiones de juego al día deben ser entre 2 a 4 dependiendo del tipo de gatito que tengamos (cuán activo sea).

Estas sesiones de juego adecuado o controlado usualmente se prefieren en las mañanas o en las tardes-noches, donde nuestro minino suele estar más activo.

Ten en cuenta jugar con tu pequeño felino en un lugar adecuado para el juego, no en lugares de descanso (cama, sillón, por ejemplo) para que sepa que hay lugares adecuados para cada cosa.

Si tu gatito de pronto te muerde, lo ideal es que le indiques que si muerde no conseguirá el juego, así que apenas te muerda puedes decirle “no se muerde, me voy” y pararte e irte de esa habitación. Para volver a los pocos minutos y darle oportunidad (si vuelve a hacerlo a la segunda vez, solo repites el ejercicio).

Nunca le des juguetes inmediatamente después de que te mordió, ya que asociará esa conducta como inicio del juego y la repetirá.

Por último, ten paciencia con tu gatito, la etapa juvenil es algo que tiene que suceder, y no olvides que puedes ayudarte colocándole juguetes caseros como cajas de cartón, túneles y castillos, como parte de su enriquecimiento ambiental.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales