Tu gato y el uso de su baño

El gato que van al baño fuera de sus literas son una queja común entre los propietarios. Contrariamente a la opinión popular, los gatos no hacen esto para castigar o molestar a sus compañeros de casa. En cambio, la suciedad en la casa a menudo se debe a un problema médico o al miedo, la ansiedad y el estrés.

Por Ale Lopez Irala,
CCBC Consultora Certificada de Conducta Felina Directora Regional Argentina
IAABC Asociación Internacional de Consultores de Conducta Animal
IAABC International Association of Animal Behavior Consultants

En muchos casos, la litera de un gato no está configurada correctamente, lo que puede hacer que no la use. Una litera no sirve para todos, ya que hay preferencias por los gatos. Hay cosas básicas a considerar al configurar una litera para ayudar a prevenir accidentes y crear asociaciones positivas con su caja. Aquí, aprende cómo asegurarte de tener el mejor ambiente hogareño posible para las necesidades de tu gato.


Elegir la caja de arena.
El tamaño sí importa cuando se trata de literas: más grande siempre es mejor. Incluso las llamadas literas «grandes» que se venden en las tiendas de mascotas son demasiado pequeñas para la mayoría de los gatos. Al elegir una caja, el gato debe poder girar cómodamente en la caja e, idealmente, la caja debe tener al menos 1,5 veces la longitud del gato desde la nariz hasta la base de la cola.

Al elegir cajas para gatitos pequeño, gatos con problemas físicos o gatos mayores, se recomienda usar cajas de lados bajos, o comprar un contenedor de almacenamiento y cortar una entrada baja para que el gato pueda entrar fácilmente y evitar levantar las patas o saltar. Que, en algunos casos, puede ser doloroso.
La mayoría de los gatos no son aficionados a las cajas cubiertas por una variedad de razones. Estas cajas a menudo son demasiado pequeñas y atrapan los olores y el polvo en el interior, lo que es muy desagradable para los gatos.


Dónde colocar la caja de arena (y cuántas comprar).
La regla de oro para la cantidad de literas en una casa es una caja por gato más una. Recuerde, tres cajas una al lado de la otra se consideran una caja desde la perspectiva de un gato. La ubicación es clave para prevenir las aversiones y los accidentes.

No coloquen cajas de arena en la misma área que la comida y el agua. No quieren comer donde usan el baño. Los gatos prefieren usar sus cajas en lugares tranquilos y privados. Al colocar literas evite las áreas de alto tráfico y los lugares donde un gato podría estar acorralado o no pueda huir fácil. Con frecuencia, las personas colocan literas en el lavadero, pero estas áreas no son ideales.

Los lavarropas son electrodomésticos ruidosos que se encienden aleatoriamente; si se enciende cuando el gato está en la caja, esto puede asustarlos y hacer que asocien la litera con una situación negativa. Idealmente, para evitar problemas y alentar a los gatos a usar literas debe haber una caja en cada piso.

Se recomienda evitar colocar las cajas en áreas ocupadas o donde un gato pueda quedar atrapado por otro gato, un perro u otras personas en la casa.


Recuerden siempre que su caja de arena para un gato es un lugar muy privado, muy especial, elija bien para su gato.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales