El gato, el rey del campo

Los antiguos egipcios comenzaron a domesticar a los gatos precisamente para defender los almacenes de granos da las incursiones de ratones y ratas.

Es lo que los científicos de hoy llamarían una «solución ecológica», es decir, el uso de un elemento natural para contrarrestar a otro.

Miles de años han pasado desde entonces, el gato fue apreciado por sus múltiples y variadas virtudes, en primer lugar, ser un compañero discreto y amoroso, pero sin dejar de cazar a los roedores con tenacidad y astucia.

Incluso hoy en día, las casas de campo pueden contar con la ayuda invisible pero fundamental de las comunidades felinas.

El gato de campo es un animal libre, orgulloso y resuelto, a menudo bastante diferente del gato citadino. Sin duda, la vida de los gatos de la ciudad es también aventurera y difícil.

Pero en el campo, el felino se encuentra en su verdadero entorno natural, a veces incluso cruel.

Pero sigue siendo un mundo, mejor dicho, su mundo, donde él es rey, y que hoy bien puede considerarse su pequeño paraíso terrenal.

El gato del campo aprende mucho más rápido que en la ciudad. Esto se debe a que el entorno le permite entrar en contacto con muchos estímulos diferentes.

De hecho, el gato de casa hace una vida cómoda después de todo, entra y sale cuando quiere de las cocinas, obtiene la dosis de caricias diarias y, de alguna manera, siempre encuentra un plato de comida disponible.

Para el gato la limpieza antes que todo

Se puede decir que la vida del gato en la campiña se encuentra entre las mejores, ya que tiene todo un universo de exploraciones y aventuras a su disposición.

El campo es un mundo rico en sorpresas, lugares misteriosos, incluso zonas peligrosas, ingredientes que entusiasman al alma emprendedora del gato, despiertan su curiosidad y enriquecen su vida de manera decisiva. Nada que ver con la vida en un departamento en la ciudad.

El gato ama disfrutar del dulce hacer nada, de dormir muchas horas, también en el campo, su actividad favorita es descansar, disfrutar del frescor de los refugios o el sol, según su estado de ánimo y las condiciones estacionales.

El gato de ciudad o de campo es una adorable mascota que realmente sabe disfrutar de la vida.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales