¿Por qué mamá gata a veces rechaza a sus crías?

Por naturaleza, las gatas son excelentes madres desde su primera camada. Cuidar a sus pequeños es parte de su instinto felino natural, por lo que es normal que sepan qué hacer y cómo comportarse, pero, por qué la gata a veces rechaza y abandona a sus crías, es una interrogante que vamos a responder.

Hay ocasiones en los que la gata madre aleja o abandona a un gatito o a todas sus crías de la camada, y esta situación puede ser preocupante para quienes tienen gatos en casa y no comprender lo que está pasando.

Muchas personas, al ver que la gata abandona a sus crías, creen que el animal no quiere ocuparse de la camada debido a la falta de instinto maternal.

No debemos olvidar que, por más que los felinos puedan demostrar cariño, siguen siendo animales y, como tales, se comportan siguiendo su propio instinto, que puede indicarles que deben abandonar a las crías.

Algunas de las respuestas al por qué la gata rechaza a sus crías están relacionadas con los siguientes factores:

Problemas de salud de los gatitos recién nacidos

En los animales, un aspecto crucial es el instinto de supervivencia, y los felinos no son una excepción. Gracias a este instinto, la madre puede saber si algunos o todos los gatitos (un caso raro pero posible) han nacido con alguna enfermedad o infección.

Si esto llegara a ocurrir, es normal que la madre no quiera desperdiciar cuidados y leche en crías que no sobrevivirán.

Si se trata de un solo gatito, lo separará del resto de la camada para evitar que contagie a otros gatitos sanos y para darle leche solo a los gatitos que tienen mayores probabilidades de sobrevivir.

Puede parecer cruel, pero así funciona el mundo animal en la naturaleza, no se puede poner en riesgo la salud de toda una camada debido a un gatito enfermo que tiene muy pocas probabilidades de sobrevivir. Sin embargo, como dueños de los gatos, es posible intervenir. Si sospechas que uno de los gatitos rechazados está enfermo, llévalo al veterinario para saber exactamente qué tiene y obtener consejos sobre cómo alimentar al gatito recién nacido rechazado por la madre.

La salud de la mamá gata

También es posible que la misma gata esté enferma o sienta que está a punto de morir o enfrentando complicaciones debido al parto o por otros problemas. En este caso, la gata se alejará de las crías, tanto porque está enferma como para evitar contagiarlas.

Si notas que la gata está débil o enferma, llévala lo antes posible al veterinario para saber qué tiene exactamente y entender si los gatitos también han sido contagiados.

La madre gata no puede cuidar a sus crías

Aunque la mayoría de las gatas poseen un instinto maternal que las impulsa a cuidar de sus crías, en algunos casos la respuesta a la pregunta de por qué la gata rechaza a sus crías es que no sabe cómo cuidar de ellas. Al no saber qué darles de comer ni cómo limpiarlos, acciones fundamentales para su supervivencia, opta por abandonarlos.

Si esto llegara a ocurrir, se debe intentar mostrarle lo que debe hacer, acercándole a los gatitos para que los amamante o limpiándolos cerca de ella para que vea cómo debe hacerlo.

También puede suceder que la camada sea muy numerosa (compuesta por aproximadamente 5 o 6 gatitos) y, por lo tanto, la gata sienta que no puede cuidarlos a todos o que no tiene suficiente leche.

En este caso, excluye a los que parecen más débiles para cuidar a los que tienen más posibilidades de sobrevivir.

En estos dos últimos casos, el instinto felino indica a la gata que debe destinar toda la comida, el calor, la atención y el espacio a los gatitos que tienen mayores probabilidades de sobrevivir, incluso si esto implica dejar morir a los más débiles.

Estrés de la madre gata

La gata sabe que dará a luz, por lo que es normal que antes del parto busque un lugar seguro donde cuidar a los pequeños que nacerán.

Al igual que ocurre con las mujeres, las gatas también están un poco nerviosas en los últimos días de embarazo, por lo que deberás evitar tocarla y mimarla si ella no lo desea.

No cambiar en absoluto el lugar que ella ha elegido como su “nido”, ya que esto podría estresarla y hacer que decida no ocuparse de los gatitos.

Para ayudarla, puedes colocar mantas y almohadas en el lugar que ha elegido para dar a luz, para que esté más cómoda.

Solo deberías cambiar el lugar del nido si es un lugar peligroso que podría poner en riesgo la vida de la gata y los gatitos.

Lo ideal es prestar atención a la madre, dejándola tranquila al mismo tiempo.

Cuando los cachorros acaban de nacer, no los toques: un olor extraño (incluso si es el del dueño humano) podría hacer que la gata rechace a los gatitos.

Este artículo es puramente informativo. En PLANETA MASCOTA no tenemos la facultad de recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico.

Comparte esta publicación