¿Por qué los gatos bufan? Un comportamiento felino particular

Los gatos bufan en situaciones en las que se sienta en peligro o para defender a alguien. Sin embargo, es necesario ser capaz de interpretar este comportamiento y no subestimarlo

Todos los gatos bufan en diferentes situaciones y es completamente normal para un felino doméstico. El gato bufará en todas las situaciones en las que se sienta en peligro o para defender a alguien a quien le importa especialmente. Sin embargo, es necesario ser capaz de interpretar este comportamiento y no subestimarlo, ya que podría ser un indicio de algo más.

“Bufido (hiss) y escupido (spit)
Un gato que intenta defenderse y amenazar puede abrir totalmente la boca y expulsar aire de forma brusca. El resultado es una especie de silbido que dura unos segundos y que se llama bufido. Con menos de tres semanas de vida, ¡los gatitos ya saben hacerlo! Cuando la emisión de aire dura solo una pequeña fracción de segundo, el sonido resultante es un escupido o bufido corto.”

Las diferentes razones por las que el gato bufará.

Por defensa

Es completamente normal que el gato bufare en ciertas circunstancias, como cuando visita al veterinario o cuando ve a un animal o a una persona desconocida, o en presencia de un objeto nuevo.

Del mismo modo, las gatas también tienden a bufar a personas u otros animales extraños para defender a sus cachorros. De hecho, los expertos consideran que esto es una vocalización defensiva. El animal lo utiliza para evitar un conflicto con alguien que, según él, lo está amenazando o haciéndolo sentir en peligro en ese momento. El bufido a menudo va acompañado de otros signos que indican claramente su estado emocional.

Por irritación

El bufar también puede indicar un estado de irritación hacia otro gato que ha sido introducido en el entorno familiar sin las debidas precauciones necesarias. Además, el gato puede bufar para expresar su irritación hacia el propietario cuando lo cepilla, porque no ha sido acostumbrado a esta práctica desde que era un cachorro.

Por dolor o malestar

Sin embargo, el gato también utiliza el bufido para expresar claramente el dolor físico que está experimentando en ese momento o para comunicar su estado de malestar psicológico o de estrés. Este estado puede ser causado por el entorno en el que vive el animal, que puede haber experimentado cambios. O puede ser causado por la presencia de ciertos objetos, animales o personas que le generan agitación. En este caso también, el gato utilizaría el bufido para comunicar su sufrimiento psicológico.

Cómo comportarse cuando un gato bufa

Si un gato bufa por una razón real, que era previsible de antemano, es evidente que su comportamiento es completamente normal. Evitarlo es sin duda preferible, especialmente si hay niños en el hogar que podrían asustarse innecesariamente. De hecho, un gato mientras bufa puede transmitir miedo no solo en los más pequeños, sino también en los adultos. De hecho, este es precisamente el propósito del gato, alejar a la persona o animal que le causa cierta incomodidad.

Un gato que bufa está listo para atacar.

Su significado es claro: “Si te acercas más, me veré obligado a atacarte”. A menudo, sin embargo, no se interpreta correctamente y es por eso que ocurren los conflictos. Podría ser muy peligroso responder al animal. Un gato agresivo puede manifestar esta conducta de forma diferente. La única conducta correcta para evitar arañazos o mordeduras es interrumpir la interacción y alejarse.

Un nuevo miembro de la familia

Si se introduce un nuevo animal, sea de otro genero o un mismo gato, como también nuevos gatitos en un sistema familiar, es de esperar que la reacción del gato de la casa al ver al nuevo sujeto sea bufar al acercarse el nuevo compañero. En este caso, el gato expresa su irritación y su enojo, y está listo para atacar al sujeto que ha entrado en su territorio. Por lo tanto, es necesario que el nuevo gato sea introducido gradualmente en el núcleo familiar para evitar conflictos y facilitar la convivencia.

¡Veterinario, cuidado!

Las manipulaciones por parte del veterinario también son mal vistas por el gato, que generalmente reacciona con este comportamiento defensivo. Acostumbrarlo a ir al médico veterinario desde una edad temprana no solo será útil para mantener su estado de salud óptimo, sino también para ayudarlo a vivir esta experiencia de manera tranquila.

La interpretación correcta

No siempre aquellos que conviven con un gato logran entender lo que les está buscando de comunicar. No dar la debida importancia a este comportamiento podría ser muy peligroso no solo para la integridad de los propietarios, sino también para el bienestar psicofísico del gato.

Muchas veces tendemos a subestimar el problema, no considerándolo como tal y pensando que es completamente normal que el gato bufe incluso en circunstancias en las que aparentemente no hay nada extraño. En realidad, si se nota que nuestro gato utiliza el bufido con demasiada frecuencia y sin una causa aparentemente clara, se debería investigar la causa con la ayuda del veterinario, ya sea de naturaleza clínica o de comportamiento.

Comparte esta publicación