Plantas venenosas, dañinas para el gato

Plantas venenosas, dañinas para el gato. De hecho, la ingestión de tallos, hojas o pétalos de algunos tipos de plantas puede ser la causa de síntomas y enfermedades de diferentes gravedades para nuestros amigos felinos.

Algunas de las siguientes plantas y flores se pueden encontrar en los jardines o en las casas de los dueños de gatos. Si aparecen síntomas sospechosos, no descarte su ingestión y avise a un experto lo antes posible. Los gatos que han conservado su carácter de exploradores, pueden entrar en contacto en sus exploraciones entre plantas y flores potencialmente peligrosas para su salud. De hecho, la ingestión de los tallos, hojas o pétalos de algunos tipos de plantas puede representar la causa de síntomas como vómitos, pero también de patologías más graves, a nivel gastrointestinal, nervioso o cardiovascular.

Azalea – Las hojas y el néctar de la azalea, una planta perteneciente al género Ericaceae, se consideran altamente irritantes para los gatos. Si se ingieren, pueden causar problemas gastrointestinales, neurológicos y cardiológicos.

Estrella de navidad – La nochebuena (Euphorbia pulcherrima) si es ingerida por mascotas, incluyendo gatos y perros, puede causar contacto con una linfa muy irritante para su sistema digestivo, lo que puede causar dolorosas ampollas en la boca, acompañadas de espasmos estomacales e inflamación de la boca, que deben tratarse con prontitud.

Hiedra – Cuidado con las hojas y flores de la hiedra, si esta planta está presente en tu jardín en una zona a la que tu gato pueda tener acceso. De hecho, su ingestión puede causar problemas gastrointestinales. En dosis altas puede causar depresión nerviosa y cardíaca. Los síntomas de ingerir flores u hojas de hiedra consisten en vómitos, temblores y problemas respiratorios.

Jazmín – Aquí hay otra planta típicamente presente en muchos jardines. Ingerir cualquier parte de la planta de jazmín puede ser peligroso para los gatos y puede causar falta de coordinación, problemas de visión, sequedad de boca, debilidad muscular, convulsiones, insuficiencia respiratoria.

Lirio – El lirio de los valles también debe incluirse entre las flores consideradas potencialmente dañinas para la salud de los gatos. Todas las partes de esta flor, si se ingieren, pueden causar problemas que no se deben descuidar en absoluto, como trastornos gastrointestinales y arritmias cardíacas.

Hortensia – La hortensia es un arbusto con flores que se encuentra a menudo en nuestros jardines. Las partes de la planta consideradas peligrosas para los gatos se dan en primavera y verano, durante toda la floración de la planta. Tanto las flores como las hojas de la hortensia pueden causar vómitos y diarrea si los ingiere un gato.

Prímulas – Incluso las prímulas simples, entre las flores consideradas símbolos de la llegada de la primavera, pueden ser peligrosas para los gatos. De hecho, la ingestión de hojas de prímula o tallos de esta flor puede causar dermatitis de contacto o problemas gastrointestinales.

Ortiga – No subestimamos la presencia de plantas de ortiga en las inmediaciones de nuestras casas, sobre todo si tienes la suerte de vivir en el campo. De hecho, la ortiga no solo es irritante para nosotros, sino también para los gatos y puede provocar la formación de ampollas en la boca y la aparición de vómitos, temblores, disnea y bradicardia.

Estas plantas son solo un ejemplo de las variedades y peligrosidades que pueden causar en los gatos, existen también muchas más, como, por ejemplo: la amapola, el saúco, el tulipán, el muérdago, la vid americana, el iris, el castaño de Indias, el cólquico, el narciso, el crisantemo y la azucena.

No descuiden de la peligrosidad de estos importantes elementos de la naturaleza, para nuestros gatos que han vividos en la casa, pueden ser atractivos o novedosos, pero pueden esconder una amenaza para ellos.

Comparte esta publicación