Inicio Alimentación En la naturaleza, no hay gatos gordos

En la naturaleza, no hay gatos gordos

por Planeta Mascota

Al igual que los humanos, los gatos domésticos son víctimas del estilo de vida actual con los mismos problemas que nos aquejan: sedentarismo, comida chatarra y en consecuencia obesidad. 

Por Javiera Paz

RENAGAP – TICA Perú

Hay que aclarar que, en general, los gatos son muy ordenados con su alimentación y comen pequeñas porciones muchas veces al día, o sea si le llenamos el plato, este no se lo va a terminar de una panzada, autorregulando muy bien las porciones que necesita. Asimismo, hay que tener en cuenta las diferentes contexturas de cuerpos.

Las razas más estilizadas deben ser delgadas, mientras que los gatos de estructura más fuerte como los persas tienen huesos anchos.

Los gatos son muy ordenados con su alimentación. Comen entre 15 a 20 veces al día raciones muy pequeñas.

Vida indoor, alimentación sana y ejercicio

Sabemos que lo más seguro para nuestro gato es la vida indoor porque en casa está a salvo de los peligros de la calle y del riesgo de contagio de enfermedades, pero eso, sumado a que cada vez las viviendas son más pequeñas, redunda en que el gato cuenta con escaso espacio y oportunidades de ejercitarse, y con eso empiezan los problemas de sobrepeso.

Recordemos que los gatos son felinos carnívoros y en la naturaleza deben correr y cazar su alimento durante toda su vida.  Por tanto, ahora en casa, es nuestra responsabilidad mantenerlos activos aun de adultos. Y para eso, debemos proveer espacios de juegos: torres para trepar, juguetes, elementos colgantes, entre otros.

Los pet shops ofrecen muchas alternativas para todos los presupuestos y en Internet también encontramos muchas ideas para hacer juegos divertidos con elementos caseros o reciclados.

El ejercicio no solo quema grasa, sino que además, aumenta la masa muscular.

Otro problema que fomenta la obesidad es el cariño mal enfocado del dueño. Como decíamos antes, los gatos son carnívoros y en la naturaleza no existen los gatos obesos a menos que tengan alguna enfermedad. Entonces, no es natural que en su dieta coman helados, yogurt, queso, jamón, bizcochos y muchas otras cosas que los gatos aceptan comer cuando su dueño se las ofrece, pero que en realidad no les hacen ningún bien e incluso pueden llegar a ser dañinos.

Delicias gatunas

Muchos gatos piden comida para que el dueño les preste atención o por curiosidad. Si quiere engreír a su gato:

·         Busque snacks especialmente elaborados para ellos.

·         Prepare pequeñas albóndigas de carne de res cruda que debe congelar a menos 48 horas para eliminar agentes dañinos.

Controles veterinarios

Si el gato está con sobrepeso y usted es un dueño responsable con un estilo de alimentación sano sin golosinas y que no comparte lo que la familia come con él, entonces debe hacer un chequeo médico porque al igual que las personas algunos gatos sufren de desbalances hormonales o de absorción de nutrientes que los pueden hacer engordar. Otros factores que inciden en el aumento de peso son el aburrimiento y el estrés emocional. Por eso, la importancia de un ambiente estimulante.

 

El sobrepeso y la obesidad son tremendamente dañinos. Afectan órganos internos como el corazón y el hígado, puede causar diabetes, dificultad para respirar, problemas a las articulaciones, la columna y aumentar el riesgo ante una anestesia.

Hoy en día, LA ESTERILIZACION NO ES CAUSA DE OBESIDAD, existen muchas marcas de alimentos especiales para estos gatos. Y claro, siempre recordando, la importancia de la actividad física.

Artículos Relacionados

Deja un comentario