La raza de gato Pixie Bob

Una raza de gato sin duda hermoso y cariñoso

En la primavera de 1985, en Mount Baker, cerca de Washington, la señora Carol Ann Brewer hizo una compra algo inusual y adoptó un gato polidáctilo, es decir, con más dedos de los normales. Algo más extraño le sucedió al año siguiente, cuando rescató a otro gato macho de un tamaño excepcional.

Era un gato muy grande y de cola corta que pensó era un cruce con un bobcat. Poco después de que la señora Brewer le diera la bienvenida al nuevo huésped, este se apareó con un gatito de pelaje marrón atigrado.

Entonces en 1986 nació una camada de este encuentro amoroso. Entre los cachorros, Brewer acogió a una gatita a la que llamó Pixie, y desde entonces empezó con un verdadero programa de crianza.

Durante los siguientes dos años, Brewer actuó con gran habilidad y buscó otros gatos que se adaptaran a ella para encontrar la raza que tenía en mente. Para ello eligió veintitrés gatos diferentes de la zona de Cascade. Cada uno de ellos, por sus características, pensó que era un cruce espontáneo entre un gato y un lince. Pronto estos nuevos gatos se convirtieron en leyenda: «Cat Legend» fue el término acuñado por Brewer para designar a estos felinos utilizados en sus programas de cría.

Esta fue la base para consolidar esta raza a través del trabajo de otros criadores.

Cabe mencionar que una de las teorías sobre su origen sostiene que esta raza es el resultado del cruce de un gato doméstico con un lince, aunque no está científicamente comprobada esta hipótesis.

Gato Pixie Bob

Un gato realmente singular

La belleza de estos graciosos y elegantes gatos radica en su apariencia un tanto salvaje y misteriosa.

Tienen pelaje y piel negros en la parte inferior de las patas, labios negros y una línea de pelaje blanco alrededor de los ojos y párpados negros. El mentón suele estar cubierto de un suave y rico pelaje blanco, pero la piel subyacente es negra, lo que genera un agradable juego de claroscuros.

El pixie bob es un gato musculoso de tamaño mediano a grande, y aunque su apariencia es similar en algunos aspectos a la del bobcat, de donde se origina la raza, es definitivamente un gato doméstico.

Tiernos y regordetes como cachorros, al nacer tienen un par de hermosos ojos azules que luego se vuelven verdes o dorados a medida que envejecen. Los pixies pesan en promedio unos 5 kg. En su mayoría, son de pelo corto, aunque los hay de pelo largo. Pueden no tener cola o tener una tan larga como la de los primeros ejemplares.

Los pixies son famosos por sus «chirridos», parloteos y gruñidos. La mayoría no maúlla con frecuencia y algunos no maúllan nunca.

Cuidados, compañía y amor

Como cualquier gato, el pixie bob necesita un trato cuidadoso para mantenerse saludable y fuerte. Lo mejor es que son bastante saludables.

La vida en departamento no les asusta, siempre y cuando tenga la oportunidad de realizar suficiente actividad física porque realmente tiene un espíritu atlético. Además, mantenerse en forma es muy importante para mantener su salud.

Una óptima nutrición es fundamental. El médico veterinario podrá recomendar la mejor dieta de acuerdo a la edad y las características de cada gato. En principio, se puede decir que siempre es preferible elegir un alimento industrial de calidad superpremium. En el mercado podrá encontrar una amplia oferta.

Su carácter los hace aptos para la vida familiar. Son muy pacíficos, cariñosos y hogareños. Si se les entrena pueden salir a pasear sujetados por una correa. Son gatos fáciles de adiestrar, aprenden rápido y hasta disfrutan viajando junto a su humano favorito. Es como tener un gato que se comporta casi casi como un perro. De hecho, son gatos muy inteligentes, sociales y activos. Los pixie bobs son gatos muy queridos, especialmente en América.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email




Ediciones digitales