La raza de gato, el Snowshoe

El gato Snowshoe, el encantador gato patitas de nieve

Desde que apareció en escena, el snowshoe es una raza de gato con cada vez más y más fans a lo largo y ancho del mundo. Gracias a su aspecto adorable y su naturaleza encantadora sabe cómo cautivarnos a todos.

El primer espécimen de snowshoe se desarrolló en los Estados Unidos a principios de la década de los sesenta, cuando la señora Dorothy Hinds Daugherty descubrió tres gatitos siameses en una camada que tenía las cuatro patas blancas. Le gustaron tanto que comenzó el largo proceso de establecer una nueva raza. En esta etapa presentó a otros gatos domésticos que presumían de tener «marcas de esmoquin», y es así como el snowshoe obtuvo las suyas en forma de «V» en la cara.

A medida que los criadores se interesaban en esta raza, hubo uno que logró elaborar un estándar de cría. En 1998 se estableció el primer programa de reproducción en el Reino Unido con criadores cuando se introdujeron diferentes líneas de Europa y América con la finalidad de aumentar el acervo genético de la raza.

Hoy en día, estos adorables gatos han conquistado los corazones de muchos tanto por su apariencia encantadora como por su naturaleza plácida, amable y amorosa que los convierte en mascotas de familia.

Qué lo que lo hace tan hermoso

El snowshoe tiene unos hermosos ojos azules. Es atlético, robusto y elegante. De tamaño mediano, puede llegar a pesar entre 3 a 5 kilos. El snowshoe puede presumir de tener casi cualquiera de los colores y puntos del pelaje siamés. Estos mininos nacen totalmente blancos y al crecer empiezan a adquirir diversas tonalidades como chocolate, lila, azul, crema y canela. Su pelaje es corto, denso y estrecho. Posee una cola gruesa en la base que se va afinando ligeramente hacia la punta.
Esta raza combina la pesadez del shorthair y la longitud del siamés.

Por sus características es un gato de bajo mantenimiento. Un cepillado semanal es todo lo que hace falta para mantener su pelaje limpio y brillante. Tiende a mudar de pelo en primavera y luego nuevamente en otoño. Es entonces cuando es necesario un cepillado más frecuente.
Es muy importante también revisar sus orejas semanalmente para mantener bajo control la acumulación de cera.

La esperanza media de vida de un snowshoe es entre 9 y 15 años. Se sabe que es una raza saludable.

A mí me gusta comer…

Como los demás felinos, salvajes o domésticos, los snowshoe son carnívoros. Sus necesidades nutricionales estarán basadas en proteínas y grasas de origen animal. En consecuencia, trata de conseguir un alimento sea seco o húmedo que cumpla con sus necesidades alimenticias. También te recomendamos cuidar las cantidades de comida que tu gato consume al día. En especial en la edad adulta porque tiene menos actividad física. Esto es para ayudar a mantener su peso bajo control y evitar la obesidad que puede ocasionar problemas de salud.

Un gato que es amor

El snowshoe es un gato único. Es inteligente, activo y cariñoso. Pueden llegar a abrir puertas y hacer varios trucos de los que aparecen en los cursos de agility para felinos.

Es cordial con todos los miembros de la familia, pero siempre elige a su humano favorito. Eso sí, le toma un tiempo ajustarse a los visitantes.
Se trata también de una raza enérgica que maúlla mucho, herencia de su lado siamés, y a la que le encanta jugar con su familia y con todo lo que llama su atención. Si se los entrena pueden caminar con correa, chapotear en el agua y algunos hasta nadar.

Como a todos los gatos, le gustan las alturas bien sea desde un armario, una escalera, una pared, en fin desde cualquier lugar donde pueda disfrutar de una vista panorámica de lo que ocurre a su alrededor.

El snowshoe es un gato muy amoroso que hará feliz por muchos años a la familia que le abra las puertas de su hogar.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales