La raza de gato, el Cymric

El Cymric, un gato hecho para abrazar en cada momentos


Cymric En el idioma celta, significa “galés” y se pronuncia [kim-rik].

Esta hermosa raza gatuna es pariente del manx de pelo largo, y el origen de ambas se remonta al siglo XVIII, a la isla de Man, en Reino Unido. Un pequeño territorio, donde la reproducción entre los gatos permitió que se perpetuase la mutación del gen de cola corta o ausente.

Los cymric se consideran manx de pelo largo, ya que ambas razas existieron desde que apareció la mutación y empezaron a reproducirse. En las décadas de los años sesenta y setenta, los gatos manx de pelo largo resultantes terminaron considerándose como raza cymric, siendo reconocidos oficialmente por varias asociaciones felinas, incluida la internacional. Ambos cuentan con una cola excesivamente corta.

Un gato inteligente, juguetón y querendón

El cymric es un gato muy tranquilo, juguetón, curioso e inteligente. Es tan redondito que parece una bola y a pesar de su apariencia regordeta es ágil y muy saltarín.

En pocas palabras, son gatos entrañables, amistosos, sociables que aman jugar, corretear y seguir a su humano favorito por toda la casa porque tienden a crear un vínculo más estrecho con una persona en concreto.

El cymric es amistoso, afectuoso y un compañero con el que es fácil compartir un hogar, aunque tanta efusividad contrasta con su timidez ante la gente que no conocen. Esta raza conserva un comportamiento infantil hasta bien avanzada la edad adulta.

Frente a otros gatos es desconfiado y cascarrabias, mientras que con los niños y los perros suelen ser aceptados sin problemas y pueden convertirse en divertidos compañeros de juego.

En el jardín, se entretiene persiguiendo a roedores e insectos con escaladas increíbles a los árboles. Algunos lo comparan con un perro porque le gusta jugar a traer o gruñir cuando algo le disgusta. Suele comunicarse con un tono de maullido silencioso y echarse a dormir en la falda de sus humanos favoritos y en lugares altos.

Tantas veces cymric 

El cymric es un gato de constitución fuerte y de pelo corto; tiene los ojos grandes y las orejas muy separadas. El rasgo más característico de esta raza es que carece de cola. Sus patas traseras son más largas que las patas delanteras. Su pelo es grueso como una capa de almohadillado sobre el cuerpo, lo que le da un aspecto redondeado.

Los gatos cymric pueden llegar a saltar como los conejos por una deformidad de la columna, parecida a la espina bífida, relacionada con la falta de cola. Y pueden presentar todos los colores y patrones, salvo el tipo siamés.

Como ya se ha dicho, la característica principal de esta raza gatuna es su cola corta o ausente. Y dependiendo de su longitud puede ser:

  • Rumpy sin cola.
  • Riser con cola de menos de tres vértebras.
  • Stumpy con más de tres vértebras que no llega a una cola normal y tampoco supera los 4 centímetros.
Un cepillado para un gato radiante y más 

Requieren cepillados frecuentes. Estos gatos, por su doble capa de pelo y longitud, necesitan ser cepillados todos los días o al menos tres veces por semana.

Que además de favorecer el vínculo cuidador-gato, reduce el riesgo de formación de bolas de pelo y de que el pelo se engrose.

Este cepillado se debe realizar con peines de púas metálicas y reforzarse en los meses de muda de primavera y otoño.

Se debe mantener la higiene de sus oídos y boca, así como desparasitarlo y vacunarlo como al resto de razas felinas.

A partir de los siete años se debería acudir a un chequeo de la funcionalidad renal y de la tensión, y cualquier chequeo ante la presencia de alguna enfermedad propia de la raza u otra que puede afectar a los felinos.

La alimentación debe asegurarle todos los nutrientes y ser de buena calidad, con elevada cantidad de proteínas y dosificarla adecuadamente para evitar la obesidad, ya que suelen ser muy voraces. Sí, un apetito increíble y pueden llegar a sufrir sobrepeso en muy poco tiempo.

A jugar para mantenerse en forma

Son muy activos, así que hay que aprovechar su energía para jugar y mantenerlos en forma. Por si fuera poco, tienen una manera de moverse muy peculiar que recuerda a una bola de bolos cuando corretean por casa.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Ediciones digitales