Gato sin Pelo, razas y curiosidades sobre ellos

Cuando pensamos en gato sin pelo, lo primero que nos viene a la cabeza es el Gato Egipcio, Sphynx, o también llamado Esfinge, y aunque se puede llegar a pensar que son gatos sin en pelo, para muchos no es así.

Estas razas tienen un pelo muy corto y fino (no todas), que a cierta distancia no es fácil de apreciar.
Su forma de desarrollar el pelo o su densidad depende de cada raza y de la pigmentación de su piel. Pero existen más razas reconocidas oficialmente, veamos algunas de estas.

Gato Sphynx
Es una de las razas de gatos más conocidas y apareció en Canadá en los años 60 como consecuencia de una mutación genética natural recesiva. A partir de ahí, criadores especializados quisieron fijar y mantener, así como definir unas características especiales su ausencia de pelo.
Se cree que el origen del Sphynx pudo darse en una mutación de un Devon Rex.
Es un gato cariñoso, sociable y pacífico, busca la tranquilidad y la cercanía de sus humanos. Los gatos de por sí, ya son friolentos, los Sphynx lo son un poquito más, pues son más sensibles a los cambios de temperatura, sin embargo, es una raza fuerte, con un metabolismo alto.
Tienden a comer más y requieren de una alimentacion completa y que a la vez sea equilibrada, que le ayuda a reforzar esa barrera natural en la piel y con el aporte de energía que esta raza necesita.

Peterbald
Su nombre hace honor al Zar Pedro el Grande, fundador de San Petersburgo y es el resultado del cruce de una variante de Siamés u oriental de tipo moderno, con otra variante con mutación natural con carencia de pelo como el Don Sphynx. Puede tener desde poquito pelo, hasta una fina capa densa.
Como curiosidad, los cachorros del Peterbald que nacen con más pelo, lo van perdiendo con el tiempo de manera progresiva. Podemos distinguir 3 tipos de pelaje: Calvo, Floc (capa de 1 a 5 mm) y Brush (Pelo muy fino de más de 5 mm).
Son gatos de carácter tranquilo e inteligentes. Esbeltos, de ojos almendrados, delgados, pero musculados, patas altas y orejas grandes son las características más importantes.

Bambino cat
Otras razas menos conocidas son el Bambino cat, que se caracteriza por tener las patas cortas, unas orejas grandes y rectas en proporción a su cuerpo y la piel de color casi rosada. Proviene del cruce de la raza Munchkin y Sphynx.

Elfo cat
El gato elfo, es otra variante poco conocida, que se distingue por las orejas curvadas y la ausencia de pelo como resultado del cruce entre el American Curl y el gato Esfinge o Sphynx

Don Sphynx
Tiene su origen en Rusia y fue desarrollada por la criadora de gatos Elena Kovaleda teniendo su origen en una hembra rescatada de la ciudad de Rostovna-Donu, llamada Varya.
La principal diferencia con el gato Sphinx es que la mutación se debe a un gen recesivo, mientras que en el Don Sphynx o Donskoy se debe a un gen dominante, al igual que los Peterbald.
Son gatos muy sociables, de tamaño medio y musculoso, ojos en forma de almendra y orejas grandes. Su piel es arrugada y puede tener una pelusa clara en las extremidades. Son muy inteligentes y extrovertidos.

Levkoy ucraniano
También podemos nombrar a los Levkoy ucraniano, raza desarrollada por Elena Biryukova de Ucrania como resultado de la mezcla de Donskoy y Scottish Fold. Son gatos muy tranquilos, sociables con el cuerpo musculoso y esbelto y las orejas dobladas como rasgo significativo.

Kohana
El gato Kohana posiblemente sea la única raza de gato que no tiene pelo, por lo que, a diferencia del resto, no tiene nada de vello en su cuerpo. Originario de una mutación en las islas Hawái, actualmente es muy poco común y se caracteriza por desarrollar gran cantidad de arrugas en su piel.

Podemos decir entonces que al margen de la “mano del hombre” en las distintas razas que han surgido, se trata de unos gatos que no dejan indiferente a nadie.

Tiene detractores y defensores a partes iguales.
¿y tú qué opinas? ¿Tienes un gato sin pelo? Cuéntanos tu experiencia.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email




Ediciones digitales