Mi gata está embarazada

Mi gata está embarazada y salen miles de pensamiento en nuestra cabeza. Cómo cuidarla y qué debe comer, que va a necesitar, como voy hacer. 


M.V.Z. Mariela Quijada Rojas

CMVP 10432

Veterinaria T&M

Como si se tratara de una futura mamá, una gata embarazada también necesita de cuidados y unos ajustes en su alimentación durante la gestación para que tanto su salud como la de los futuros gatitos sea siempre la mejor.

Una gata es un animal muy independientes, actitud que también mantiene durante el embarazo.

La gatita puede llevar su embarazo de lo más natural como si nada especial ocurriera. Sin embargo, podemos ayudarlas en el proceso con algunos cuidados básicos:

  • Si sospechas que tu gata está embarazada, lo primero que debes hacer es llevarla al médico veterinario para el respectivo diagnóstico de preñez, donde también se evaluará su condición corporal y se descartarán posibles enfermedades que puedan afectar la gestación.
  • Durante el embarazo es normal que tu gata siga con sus actividades rutinarias (brincos y juegos), no la detengas, solo ten cuidado con la zona de su vientre, sobre todo en la etapa final de la gestación.
    Mimarla también ayuda mucho en esta etapa de su vida.
  • Ubica un lugar limpio para ella, tranquilo y alejado de corrientes de aire que le servirá de nido, como, por ejemplo, cajas con mantas y/o toallas confortables). Y si ella no escoge ese lugar, no te preocupes, siempre podrás incluir estos materiales en el lugar que ella elija.
¿Cuánto debe de comer?
  • El cambio y la frecuencia de alimentación son fundamentales para un buen embarazo.
  • Lo primero es cambiar gradualmente su dieta convencional por una de cachorro o de gestación porque tu gata necesitará mayor aporte de energía calórica y nutrientes para mantener su buena salud y la de sus cachorros.
  • Durante la primera y cuarta semana, no es necesario aumentarle la cantidad de alimento (solo si su peso es adecuado). A partir de la cuarta semana hasta el parto deberás aumentar gradualmente su ración en un 25 a 50% porque sus necesidades energéticas aumentarán debido a la formación de los fetos. Entre la sexta y novena semana, ofrécele raciones más pequeñas y más seguidas porque el espacio dentro de su estómago se reducirá a fin de hacer espacio para el crecimiento de los fetos.
  • No es necesario ningún tipo de suplemento especial a menos que su médico veterinario lo indique. Ten en cuenta que la automedicación puede provocar mayores problemas en lugar de ayudar a tu gata.

Los felinos y sus parásitos

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales