¿Educar/adiestrar a un gato?

El gato es una especia que, de acuerdo a la historia, fue “domesticado” hace miles de años por el hombre, pero tal vez esto no sea del todo cierto.

MV Patricia Godo Soto

CMVP 9929

Cognivet – Etología Canina y Felina

cognivet@gmail.com

El gato como mascota ha crecido mucho en los últimos 20 años. Muchas familia además de muchas gente que viven sola, comparten su vida con un gato.

Si bien es cierto que ahora tenemos una relación más cercana con ellos, no esperemos que se comporten como lo haría un perro, o que manifiesten conductas propias de dicha especie.

Los gatos son una especie que, de acuerdo a la historia, fue “domesticada” hace miles de años por el hombre, pero tal vez esto no sea del todo cierto.

Los gatos establecieron una relación de beneficio mutuo con el hombre, ellos cazaban los ratones de los campos de cultivo, así que los dejaron permanecer cerca.

A través de los años, los gatos domésticos han conservado características de sus antecesores, como el instinto de caza, la actividad crepuscular o nocturna, arañar objetos para dejar su olor y marcar territorio, por ejemplo.

Esto nos hace pensar que de alguna manera el gato conserva un lado salvaje, el cual no podemos dejar de observar y tratar de entender.

En términos de educación y adiestramiento, para los gatos se debe enfocar este concepto hacia conocer, entender y respetar la especie principalmente más que “domesticar” o “adiestrar”, para así poder lograr una convivencia armoniosa, como en un inicio, hace tantos miles de años, se logró.

Conocer al gato quiere decir conocer sus necesidades y comportamientos como especie, dentro de esto, que son muy distintos a nuestra otra mascota popular, el perro.

Entenderlos, quiere decir comprender por qué hacen ciertas conductas, que para nosotros pueden ser molestas (como arañar los muebles, por ejemplo), y entender que todo tiene una base comportamental (marcar con orina, cazar, trepar, etc.). Respetar a la especie, se refiere a entender y aceptar que el gato como especie necesita ciertas cosas o recursos (refugios, zonas para rascar, alimento, jugar a cazar, etc.) para poder vivir tranquilo y feliz, en el mismo entorno que el hombre.

Entonces ¿no puedo enseñarle trucos a mi gato?.

Sí, si es posible enseñarle a un gato que se siente, o haga ciertos trucos, ya que son capaces de asociar estímulos con conductas, motivados por comida por ejemplo, y lográndolo por repetición de conducta.

Si quieres enseñarle a tu gato ciertos trucos, recuerda siempre trabajar en positivo, y nunca obligarlo a hacer algo que no quiera, ya que esto generará estrés y puede terminar en un episodio de agresividad.

Después de todo, dentro de sus necesidades conductuales básicas, ellos no necesitan aprender trucos, sino, que les brindemos los recursos que necesitan como especie para vivir felices (comida y agua, caja de arena, refugios, lugares altos, lugares de descanso, rascadores, juego).

Y si mi gato presenta algún problema conductual, como agresividad, ¿La solución no es adiestrarlo o domarlo?

No. Cuando los gatos presentan problemas conductuales, usualmente se realiza una terapia de modificación ambiental, y también una terapia de modificación conductual, si es que el caso lo amerita.

El gato y la pasión de los lugares altos

En otras palabras, se evalúa el ambiente donde se encuentra, y se mejora, y se evalúa las bases de las conductas problemáticas, para poder entender por qué lo hace y brindar pautas para el manejo (pautas de educación), todo esto, con la finalidad de conseguir una convivencia armoniosa.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Ediciones digitales