El gato y sus uñitas muy útil

Para el gato, sus 18 uñas que tiene, son un elemento de vital importancia para su día a día, por esto que debemos saber cuidarlas con mucho cuidado.


El cuidado de las uñas para el gato, inicia también da este pequeño elemento tan importante para su desarrollo natural.

 

Por Javiera Paz Pernas

Al tener una forma curva, las uñitas del gato, que no dejan de crecer, se van enroscando en dirección a las almohadillas de sus patitas. Si no se cortan oportunamente, se pueden clavar en los deditos causando dolor, heridas, infecciones o cojeras.

De otro lado, no es raro encontrar por la casa uñitas que se han caído.

Eso es normal y en realidad es como la cascarita de la uña vieja que se cae cuando por dentro ha crecido una uña nueva.

Este desprendimiento es natural, no les duele así que no hay de qué preocuparse.

Le unghie del gatto: come riconoscere i problemi e come curarle
Las uñas del gato, elementos muy importante

¿Cuándo cortarle las uñas del rey de la casa? Todo depende…

En efecto, cortarle las uñas a nuestro minino va a depender de su estilo de vida, aunque en general se recomienda en casi todos los casos:

  • En gatos que tienen vida indoor y no tienen la oportunidad de gastar sus uñas naturalmente como un gato que sale al jardín.
  • Cuando hay niños en el hogar para protegerlos de posibles accidentes.
  • Para proteger los muebles de las garritas y proveer arañadores por la casa.
  • Cuando hay más gatos en el hogar y así prevenir accidentes cuando juegan o se enojan.

Solamente los gatos que tienen acceso a patios protegidos o tienen su área de la casa con acceso al exterior (un balcón o terraza) delimitado con una red, donde no pueda caerse ni correr riesgos y más bien poder tumbarse, jugar-, y gastan sus uñas trepando, caminando en las piedras, el cemento o saltando no es necesario cortarles las uñitas.

Hora de cortar las uñitas

  • Cuidar las uñas de nuestro gato es simple, pero hay que tener mucho cuidado.
  • El recorte de las puntitas se hace cada 20 a 30 días y para eso se necesita una tijerita especial para gatos que venden en todos los pet shops (la de perro no sirve).
  • Si tomamos un dedito del gato y presionamos suavemente, lograremos que aparezca la uñita que en reposo está siempre escondida.
  • Las uñas sanas se ven casi transparentes, pero si observamos atentamente podremos ver una zona rosada hacia el dedo que no debemos tocar jamás.
  • Solo debemos cortar la punta de la uña en la parte transparente porque en la parte rosada están los nervios y está muy irrigada y si pasamos a cortar sangra y duele muchísimo.

Viviendo con un gato, que bonito

Preparando la “paticure 

Como siempre, lo ideal es entrenar al gatito desde pequeño para la “paticure”, pero si no lo hemos hecho al gato no le va a gustar. Entonces con paciencia vamos haciendo el entrenamiento, y para esto solo necesitamos un rico premio a mano, la tijerita cortaúñas y ser constantes.

Si al gato no le gusta que le toquen las patas, nosotros le tocaremos las patitas y los dedos un ratito dejando la tijerita a la vista y hablándole bonito y con calma. Cuando el gato empiece a mostrar molestia, le damos un premio, cariñitos y paramos.

Así por muchos días y vamos avanzando hasta lograr que el gato nos permita mostrar las uñitas y siempre premio. Más días así, mostrando uñitas hasta que logramos cortar una o dos, lo que el gato permita y premio. Así, con paciencia y premios iremos avanzando amorosamente hasta que el gato se dé cuenta de que no pasa nada malo y se deje cortar.

 Recordemos, ¡no hay que olvidar las patas traseras!

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales