Descubriendo el lado ‘psicopático’ del gato. ¿Qué tan ‘psicópata’ es el tuyo? ¡la ciencia te lo revela!

Algunos no tienen dudas sobre si su gato es psicópata y se preguntan esto al menos una vez en la vida. Lo cierto es que sí, algunos gatos podrían definirse como psicópatas, pero no de la forma en que lo entendemos. 

Un gato psicópata podría ser una absurdidad, pero alguno piensa lo contrario. Expliquémonos mejor: la psicopatía es un trastorno mental humano definido por varios rasgos distintivos que incluyen la falta de empatía y la capacidad de manipulación. Los gatos no son seres humanos, ni querrían serlo nunca. Así que usar los mismos términos de comparación es imposible. 

Pero los etólogos han encontrado una forma de evaluar cuán psicópata puede llegar a ser una versión felina de un gato, evaluando una serie de comportamientos que hoy podrían definirse como “desviados” aunque en el pasado permitieran la supervivencia de los gatos salvajes.

Espectro psicopático

Es probable que todos los gatos tengan al menos algo de psicópatas, ya que es una herencia genética dejada por sus ancestros en términos de adquisición de recursos, territorio y oportunidades de apareamiento. 

No es sorprendente que la psicopatía se considere un rasgo innato en lugar de algo que se desarrolla en respuesta a la violencia, la mala educación o los factores estresantes. En la población humana, las estadísticas hablan de una incidencia inferior al 1%. 

En felinos, el dato no se conoce, aunque este porcentaje es decididamente mayor. 

Esto se debe a que, en términos humanos, los psicópatas son indiferentes, distantes, manipuladores y antisociales, mientras que, en los felinos, el espectro psicópata incluye mezquindad, audacia, desinhibición, así como hostilidad hacia los humanos y otros animales.

El test para averiguarlo

Investigadores de la Universidad de Liverpool y de la Universidad John Moores de Liverpool han creado un cuestionario para que todo el mundo pueda hacerse una idea del nivel de psicopatía de su gato. Todo proviene de sus tres estudios que involucran a más de dos mil personas que viven con al menos un gato. 

Se les dio un cuestionario de 46 preguntas para averiguar si sus gatos caían en el espectro psicópata. Ahora hay varias versiones cortas, como esta versión de 20 preguntas Cat Psychopathy Test (en ingles) que le pide que califique comportamientos muy comunes como apreciar o no ser abrazado, comenzar a correr repentinamente sin razón aparente, molestar a su presas en lugar de matarlas o mostrar descuido ante el peligro.

Los resultados

Dando una puntuación del uno al cinco a cada pregunta propuesta, será posible calcular el nivel de audacia, mezquindad, descortesía y desinhibición, que se manifiesta como una reducción de la contención conductual y una alteración de la regulación de los afectos e impulsos. A partir de estos porcentajes, se calcula cuánto psicópata tiene su gato como porcentaje en comparación con un espécimen más equilibrado. Mi gato, a quien nunca llamaría psicópata, resultó ser un 17,7 %. Sin embargo, hay que decir que no siempre es fácil interpretar el comportamiento de los gatos: muy a menudo tendemos a malinterpretarlos, y esto puede llevarnos a dar respuestas incorrectas. 

Entonces, otra limitación de la prueba es que algunos comportamientos como la búsqueda de atención, la agresión o la territorialidad podrían ser un rasgo de carácter adquirido debido a experiencias pasadas. En este caso, el comportamiento desinhibido o desapegado no sería innato, por lo que de hecho no entraría en el espectro psicopático.

Las palabras importan

Etiquetar a un gato como psicópata en lugar de describir con mayor precisión su comportamiento no ayuda a la relación gato-humano más de lo que mejora nuestra comprensión científica de su personalidad. 

Pero si temes que tu gato tenga serios problemas de conducta, desviaciones o delirios, contacta con tu veterinario o con un conductista que podrá ayudarte a comprender y gestionar mejor la situación.

En definitiva, nuestros queridos compañeros felinos pueden ser un poco “diferentes”, pero llamarlos psicópatas es un término que no se ajusta a su singular naturaleza. Si quieres descubrir más sobre el intrigante mundo de la personalidad de tu gato, te invitamos a tomar el cuestionario y explorar esos misteriosos porcentajes que lo definen. Recordemos que, en última instancia, las palabras son importantes, y entender a nuestros gatos va más allá de las etiquetas. Si tienes inquietudes sobre su comportamiento, recuerda que los expertos están ahí para ayudarte a comprender y mejorar la relación con tu amigo peludo. ¡Sigue explorando el fascinante mundo de los gatos en Planeta Mascota!

Comparte esta publicación